Avance de ventas y empleo

El comercio minorista sella cuatro años de alzas gracias al despegue del consumo

Las ventas repuntan un 1,2% de media, aunque la situación es mejor para las grandes cadenas y superficies, que cuentan con mayores márgenes

Cuatro años de avances para el comercio minorista

Con el consumo de los hogares en pleno despegue, el comercio minorista logró cerrar el año pasado su cuarto ejercicio consecutivo de avances, tanto en términos de ventas, como a nivel de empleo. Estas dos variables aumentaron un 1,2% y un 1,7%, respectivamente, en relación al año previo.

Bien es cierto que los datos que hoy publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) demuestran que el incremento de las ventas es inferior a los que se registraron en en 2016 y 2015, cuando la facturación del comercio minorista avanzó a tasas superiores al 3,5%. Entonces venía de un leve aumento del 0,9% en 2014. 

En todos los años del periodo 2008-2013, coincidiendo con la fase más aguda de la crisis económica, la facturación y el empleo del sector registró tasas negativas. En el caso de las ventas, el mayor retroceso se experimentó en 2012, cuando cayeron un 7%, mientras que para el empleo el peor año fue 2009, cuando la ocupación se hundió en torno a un 4%.

En el último mes de 2017, las ventas del comercio al por menor experimentaron un repunte del 1,5% respecto al año previo, tasa 1,7 puntos inferior a la de noviembre. Con este avance interanual, las ventas del comercio minorista encadenaron en diciembre dos meses consecutivos de alzas interanuales. En el tramo final del año el empuje del comercio electrónico ha sido vital para el sector

Si no tenemos en cuenta los efectos estacionales y los de calendario, la facturación del comercio minorista aumentó un 1,4% en el conjunto de 2017 y un 1,2% en diciembre en tasa interanual, tasa siete décimas inferior a la lograda en noviembre.

El empleo en el sector del comercio minorista aumentó un 1,2% interanual en diciembre, por lo que ya encadena ya tres años y medio de ascensos. En términos mensuales, y eliminado el efecto estacional y de calendario, las ventas del comercio minorista retrocedieron un 0,6%, en contraste con el incremento del 1,2% que experimentaron el mes anterior.

La ventaja de las grandes superficies y cadenas

Sin embargo, la radiografía del comercio muestra diferencias notables en función del tamaño de los establecimientos. El mayor aumento anual de la facturación se lo anotaron las grandes cadenas (+3,1%), seguido de las grandes superficies (+1,6%), puesto que en ambos casos cuentan con mayores márgenes. Las empresas unilocalizadas prácticamente vieron estancarse su facturación, mientras que la de las pequeñas cadenas retrocedió un 0,8%. 

Según los datos de Estadística, las que más aumentaron fueron las ventas de los productos alimenticios (2,1%), prácticamente el doble que las de los no alimenticios, que mejoraron sobre todo en el segmento del equipo del hogar (+3,7%), en equipo personal (+2,9%) y en otros bienes (+0,2%).

Las ventas del comercio minorista, sin incluir las estaciones de servicio, crecieron el año pasado un 1,3% en comparación con 2016, mientras que las ventas en estaciones de servicio aumentaron un 0,2%.

La facturación del comercio minorista se incrementó el año pasado en catorce comunidades autónomas, especialmente en Canarias (+3,2%), Baleares (+2,8%), Navarra (+2,6%) y La Rioja (+2,5%). Por el contrario, las ventas de este sector retrocedieron el año pasado en Cataluña y Extremadura (-0,2% en ambos casos) y País Vasco (-0,1%).

El empleo en el sector del comercio minorista aumentó por cuarto año consecutivo, y lo hizo a una tasa media del 1,7%, igualando el crecimiento logrado en 2016. Por comunidades autónomas, el empleo en el comercio minorista se incrementó en todas las regiones, principalmente en Canarias (+4,8%) y Baleares (+4,2%).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios