Avisos al sector bancario

El Banco de España alerta del riesgo de que se caliente el crédito al consumo

Los principales supervisores nacionales e internacionales recomiendan a la banca española que no rebaje las condiciones de concesión de préstamos

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España
El Banco de España alerta del riesgo de que se caliente el crédito al consumo. / EFE

El crédito español está bajo la lupa de los principales supervisores nacionales e internacionales. Si el pasado miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendaba a nuestro país extremar la vigilancia sobre el mercado hipotecario para prevenir la generación y el estallido de otra burbuja, esta mañana el Banco de España ha pedido al sector que no relaje las condiciones de concesión en los créditos al consumo

En un momento en el que la demanda interna se sigue alzando como el principal impulsor de la actividad económica, sobre todo, gracias al tirón del consumo de los hogares y la inversión, la concesión de créditos al consumo está disparada. De acuerdo con la información que maneja el Banco de España, entre enero y julio de este año los bancos concedieron 20.113 millones de euros en nuevas operaciones, un 22% más que en el mismo periodo de 2017. Un nivel que ha encendido las alarmas del supervisor.

El gobernador, Pablo Hernández de Cos, ha advertido esta mañana al sector de que, en la búsqueda de negocios rentables, "no pueden descuidar la vigilancia de las condiciones de concesión de sus créditos", especialmente en los préstamos al consumo a las familias.

Durante su intervención en una jornada sobre "Banca, rentabilidad y normalización monetaria", organizada en la Universidad de Deusto, el gobernador ha realizado un diagnóstico sobre el sector bancario español, con una mejoría notable de la situación financiera: "Ha realizado un gran esfuerzo para superar la crisis, lo que se ha reflejado en una mejoría significativa de su solvencia y rentabilidad, pero, como regulador", les ha advertido de los retos que se vienen encima: la reducción de los activos deteriorados, la recuperación de rentabilidad, y la adaptación tanto al nuevo marco regulatorio como a las nuevas tecnologías y competidores.

Prevenir la morosidad

En este sentido, Hernández de Cos ha instado a los bancos a seguir con la venta de activos dudosos, pero, sobre todo, les ha advertido de que "en el contexto actual, tasas de expansión crediticia muy elevadas, como ocurre en el segmento de financiación bancaria a las familias para la adquisición de bienes de consumo duradero, podrían estar poniendo de manifiesto una relajación en los criterios de admisión y selección de riesgo que, como la experiencia histórica demuestra una y otra vez, se acaban traduciendo en aumentos notables de la morosidad". 

En esta misma línea, los técnicos del FMI encargados de poner el termómetro a la economía española en una misión especial en Madrid a principios de esta semana, instaron al Banco de España a limitar los criterios para la concesión de hipotecas. Aunque la institución que dirige Christine Lagarde descarta, por el momento, que se esté produciendo de una "sobrevalorización generalizada de los precios", recomienda extremar la cautela, tomando "cuanto antes" medidas prudenciales que permitan "contrarrestar una excesiva acumulación de riesgos".

Ahora en Portada 

Comentarios