La recuperación inmobiliaria avanza

El ladrillo toma impulso: habrá subidas de precios moderadas y más obra nueva

El crédito a las familias para adquirir vivienda mejora, pero no tanto el destinado a los promotores

La recuperación del mercado inmobiliario avanza sin prisa, pero sin pausa, desde hace tres años. El sector registra mejoras en términos de precios, compraventas y, más recientemente, en los proyectos de obra nueva que se inician, un hecho clave porque este factor no se había sumado aún a la remontada de la construcción. Los expertos consultados coinciden en que de cara a los próximos meses, los precios de la vivienda seguirán subiendo de forma contenida (pese a que habrá todavía zonas donde sigan cayendo). También creen que habrá más oferta porque se construirán más inmuebles.

El último en constatar los progresos del mercado inmobiliario ha sido el Banco de España (BdE). El organismo destaca que, de finales de 2014 a junio de este año la inversión en vivienda viene avanzando un 1,5% entre trimestres, un ritmo superior al registrado por la construcción en su conjunto (1% en promedio). En ese periodo la vivienda gana peso en la inversión en construcción y se sitúa en torno al 50% del total, en línea con la media de las últimas dos décadas.

“Llevamos dos años en los que el mercado se mueve de forma bastante positiva”, asegura Óscar Martínez, presidente de la Asociación de Expertos Inmobiliarios. Desde su punto de vista, la clave está en que empieza a haber más obra nueva, que era lo que faltaba hasta ahora en la recuperación del sector. De hecho, el BdE constata que la digestión del stock de viviendas sin vender (que cifra en unas 500.000) está siendo lenta. Esto provoca que el volumen de compras de vivienda nueva sea aún relativamente reducido. En julio, el último mes del que el Instituto Nacional de Estadística ha publicado datos, sólo el 17% de los 38.841 inmuebles adquiridos eran obra nueva, algo más de 6.700 en total.

La mejora 'va por barrios'

En todo caso, el propio regulador recuerda que el mercado varía mucho por zonas geográficas. “La demanda se concentra en áreas que no coinciden necesariamente con aquellas donde están localizadas las viviendas sin vender, esto hace que la evolución de los precios sea muy dispar”, explica.

Es uno de los elementos que aún generan incertidumbre en el sector, en opinión de José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra. Desde su punto de vista existe una polarización enorme, con mucha actividad en zonas muy concentradas como Barcelona, Madrid, Málaga o Baleares, mientras que en el resto de España el mercado sigue prácticamente parado. Existen incluso zonas que se mantienen inmersas en una crisis inmobiliaria profunda.

Esta misma semana, la tasadora Tinsa revelaba en un informe que Cataluña y Madrid registran en el segundo trimestre subidas de precios del 11,3 y del 9%, respectivamente, muy por encima del 2,7% de media que se encarecen los inmuebles en España en ese mismo periodo. A la vez, otras ocho autonomías sufren caídas de precios, que son más acusadas en el caso de País Vasco (4,9%) y de La Rioja (4,6%)

"Existe una polarización enorme, con mucha actividad en zonas muy concentradas y otras inmersas aún en la crisis"

José García MontalvoCatedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra

“Pese a que seguimos en un momento difícil, el mercado laboral mejora, la economía también lo hace y esto hace que la gente tenga más garantías y se decida a adquirir una vivienda”, sentencia Óscar Martínez. A la vez, el hecho de que aún haya mucho suelo en la cartera de los bancos permitirá sacar nuevas promociones los próximos años.

Con todo, y pese a que la financiación para la compra de vivienda sí ha mejorado, el promotor sigue sin tener abierto del todo el grifo del crédito para poder financiar sus obras y proyectos. El BBVA Research destaca que en los primeros cinco meses del año se han visado casi 32.600 viviendas, y el ritmo de crecimiento de la primera parte de 2017 hace viable que se alcancen las expectativas de más de 75.000 visados a lo largo de 2017. A la vez, hacen hincapié en que el buen tono de la actividad constructora también queda reflejado en la evolución del mercado laboral. Los afiliados a la Seguridad Social en la construcción siguen aumentando por encima de la media.

el dato

Los inmuebles recuperan sólo una parte de su valor

Desde los máximos alcanzados en el tercer trimestre de 2007, cuando pinchó la burbuja inmobiliaria, la vivienda se ha abaratado de media un 45% en términos reales. Así ha sido hasta comienzos de 2014.A partir de ahí ha iniciado una lenta ascensión que ha permitido a los pisos recuperar en torno al 16% de su valor.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios