España registra 62.878 concursos empresariales en los últimos 20 años, el 80% desde 2009

España ha registrado 62.878 concursos empresariales en los últimos 20 años, de los que el 80% se han producido desde el año 2009, cuando se introdujo la primera reforma de la Ley Concursal en España.

España registra 62.878 concursos empresariales en los últimos 20 años, el 80% desde 2009

Así se desprende del estudio "Evolución de los procesos concursales en España", publicado por Informa D&B, compañía filial de CESCE, que muestra que el máximo histórico se registró en 2013, cuando se contabilizaron 9.310, para reducirse a 4.461 al cierre de 2016, cantidad inferior a los 5.054 de 2009.

La directora de Estudios de Informa D&B, Nathalie Gianese, explica que los procesos concursales son todavía "marginales" si se comparan con el tejido empresarial español y "no reflejan el número total de empresa en dificultades".

La mayoría de las empresas que han iniciado concurso de acreedores acaba en liquidación o simplemente dejan de operar, aunque la tasa de supervivencia se incrementa desde 2004. De las 62.878 que iniciaron el proceso, el 80% han cesado su actividad.

CATALUÑA Y LA CONSTRUCCIÓN, A LA CABEZA.

Por comunidades autónomas, Cataluña es la región que acumula un mayor número de concursos durante estos 20 años, 14.575, el 23% del total. Madrid y Valencia se disputan desde 2013 el segundo puesto. En 2016 Cataluña sumaba el 21% de los concursos en España, Madrid casi el 16% y Valencia algo más del 15%.

Por sectores, construcción y actividades inmobiliarias es el más afectado, representando el 33% del total desde 1997. Le siguen Comercio, que supone el 20% e Industria, que también alcanza casi el 20%. Hasta 2007 el orden era el inverso, puesto que industria era el sector con más concursos, seguido de comercio y construcción. En 2008 el número de procesos se incrementó significativamente en el sector de la construcción que llegó a representar el 41% del total.

El estudio muestra que las microempresas recurren cada vez más a los concursos, ya que si en 1997 suponían el 51%, en 2016 llegan al 83%, de forma que resto de empresas pierden peso. Las pequeñas pasan del 35% al 15%, las medianas del 12% al 2%, y las grandes del 2% al 0,4%.

No obstante, teniendo en cuenta el número de sociedades que recurren a estos procesos respecto al total de compañías activas del mismo tamaño, las micro son las que tienen una tasa de concursalidad inferior, del 0,20%, mientras que en las pequeñas llega al 0,64% y en las medianas y grandes supera el 0, 4%.

También ha cambiado la forma jurídica más habitual entre las empresas concursadas, según el estudio. Si en 1997 el 57% correspondía a sociedades anónimas en 2016 estas son tan solo el 11%, pasando las sociedades limitadas a ser el 77% del total frente al 39% que marcaban en 1997. El porcentaje de autónomos se incrementa del 2% al 9% en este periodo.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios