La Eurocámara rechaza los recortes al presupuesto europeo en 2018 que piden los Gobiernos y pide subirlo

La Comisión de Presupuesto del Parlamento Europeo ha rechazado este miércoles el recorte de 1.700 millones de euros al presupuesto de la UE para 2018 que han reclamado los Gobiernos europeos y ha reclamado en cambio aumentar el presupuesto, entre otros, para atajar el desempleo juvenil y hacer reto a los desafíos de seguridad e inmigración.

La Eurocámara rechaza los recortes al presupuesto europeo en 2018 que piden los Gobiernos y pide subirlo

Los eurodiputados han aprobado -a través de enmiendas al borrador de presupuesto para 2018-- elevar el presupuesto total a 161.800 millones en compromisos de pago, 2.300 millones más que el presupuesto planteado por la Comisión Europea y han fijado en 146.100 millones el presupuesto máximo para pagos frente a los 144.800 millones propuestos por Bruselas.

"El Consejo ha propuesto recortes de 1.700 millones de euros, principalmente en investigación, innovación e infraestructuras. Aceptar esto significaría aceptar un presupuesto que debilita a la UE en lugar de hacerla más fuerte", ha esgrimido el responsable de la negociación del presupuesto por parte de la Eurocámara, el eurodiputado popular Siegfried Muresan.

Los eurodiputados han planteado elevar en 366,7 millones de euros el presupuesto para compromisos para la Iniciativa de Empleo Juvenil, hasta los 600 millones y destinar 50 millones más para apoyar a los jóvenes agricultores y atajar el paro en las zonas rurales.

También han acordado revertir "plenamente" los recortes previstos en la Facilidad Conectar Europa que financia los proyectos de infraestructura y aumentar las partidas presupuestarias propuestas por la Comisión para el programa Horizonte 2020 de ayudas a la investigación (65 millones más), *Erasmus+ (32 millones) y el programa de ayudas a las empresas COSME (22,5 millones).

Asimismo, los eurodiputados consideran insuficiente el presupuesto para atajar la crisis de refugiados y los retos de seguridad y piden aumentar las partidas para la agencia de cooperación policial europea Europol (10 millones más), para el Fondo de Inmigración y Asilo (30 millones más), la Oficina Europea de Apoyo a los Refugiados (26 millones más) y para apoyar la estabilidad en los vecinos del Sur y Este de la UE (299 millones más). En el caso de Turquía, plantean reducir las ayudas a la preadhesión, que condicionan a una mejora en el Estado de Derecho, los Derechos Humanos y la libertad de medios.

"Este es un presupuesto que mira al futuro, que hace hincapié en el apoyo a la investigación, la innovación y el empleo juvenil. Estamos aumentando partidas que aportan valor a la economía de la UE y refuerza nuestra competitividad a nivel mundial", ha resumido Muresan.

La Eurocámara y los Veintiocho iniciarán un periodo de tres semanas de negociaciones para acercar posturas sobre el presupuesto para 2018 una vez que el pleno del Parlamento Europeo vote su posición negociadora el 25 de octubre.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios