Hacienda facilita el apoyo a las Cuentas de 2018 con la aprobación del Cupo vasco

El Gobierno paraliza la negociación presupuestaria por las elecciones del 21D. El PSOE presentará en los próximos días unas Cuentas alternativas.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro

El Gobierno mueve ficha y da un paso adelante para tratar de garantizarse el necesario apoyo del PNV a su proyecto de ley de Presupuestos del Estado para 2018. El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el Cupo Vasco y la modificación del Concierto Económico, que ahora deberá ratificar el Congreso y que fueron pactadas con el Ejecutivo de Íñigo Urkullu para aprobar las cuentas de 2017. 

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ya anunció que enviaría ambas leyes a tiempo de su aprobación antes de que acabara el año, tal y como ambos gobiernos pactaron. El paso dado hoy se produce cuando el Gobierno de Mariano Rajoy quiere retomar la negociación de las Cuentas del año que viene, que aún no ha presentado y busca para ello el apoyo del Grupo Vasco. Precisamente Montoro ha confiado hoy en que los Presupuestos Generales del Estado para 2018 estén aprobados "en los primeros meses del año próximo". "Antes de que concluya el año lo veo muy difícil", ha reconocido Montoro durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros,

El Cupo vasco incorpora el cálculo de lo que Euskadi deberá pagar al Estado los próximos cinco años por los gastos generales que éste asume de las competencias no transferidas, como Defensa, representación exterior, mantenimiento de las instituciones comunes (Congreso, Senado, ministerios) e infraestructuras (puertos, aeropuertos). En el acuerdo sellado con el PNV se establece una cantidad de 1.300 millones de euros anuales.

Sin embargo, en cada ejercicio el cupo líquido o lo que en realidad pague el País Vasco, variará según los descuentos que se apliquen por distintos conceptos y que no serán los mismos de un año a otro. Por ejemplo, la cifra que se pagará este año ronda los 945 millones.

El acuerdo sellado en mayo

Los dos gobiernos alcanzaron en mayo un acuerdo después de años de desacuerdos sobre el cálculo del Cupo. En concreto, las diferencias correspondían al periodo 2007-2016, y se extendían además al cálculo de las políticas activas de empleo, cuyas competencias fueron transferidas a Euskadi en 2010.

Finalmente, las dos partes acordaron que el Estado devuelva al Gobierno vasco 1.400 millones de euros que se entienden cobrados de más, un dinero que se irá descontando de forma progresiva durante los próximos cinco años del citado Cupo: el 10% de los 1.400 millones se descontará del pago de este año, el 15% el año próximo, el 20% al siguiente, un 25% en el cuarto ejercicio y el 30% restante, en el último año.

Las elecciones en Cataluña

En Hacienda son claros: "Unas elecciones en las que nos jugamos tanto paralizan todo; no vamos a estar negociando los Presupuestos durante la campaña electoral". Consideran que aprobar los Presupuestos de 2018 antes de fin de año es "un sueño", de ahí que el calendario esté fijado principios del que viene, una vez superado el 21D. Será entonces cuando Montoro presente sus cuentas y dé el pistoletazo de salida a toda la negociación. No se descarta, incluso, que el aprobado a estos Presupuestos podría estar en torno a la Semana Santa, que este año es a finales de marzo.

A Montoro le gusta poner como ejemplo la tramitación de los Presupuestos de 2017 para explicar que este 2018 podría darse un calendario parecido. Las cuentas que a día de hoy se encuentran en vigor se aprobaron en junio y, según Hacienda, "tampoco pasó nada". El único problema que acarrea un retraso en los PGE del próximo año es que todas las medidas contempladas en ellos entrarán en vigor con retraso: la rebaja fiscal, la subida de sueldo a los funcionarios, la reducción del IVA al cine, la equiparación salarial de Guardia Civil y Policía con otros cuerpos o la mejora de la aportación al sistema de dependencia tampoco entrarían en vigor.

El PSOE, por su parte, tiene previsto presentar en los próximos días unos Presupuestos alternativos para demostrar que el Gobierno puede hacer algo más en la política fiscal, por ejemplo. Es el equipo dirigido por Manuel Escudero, secretario del Área de Política Económica y Empleo de Ferraz, quien está ultimando este trabajo. Esta iniciativa de los socialistas invita a pensar que no apoyarán el proyecto de ley de Montoro y que a Rajoy solo le queda la vía del PNV.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios