Temor a una recesión

El Ibex pierde lo ganado en el año por la tensión mundial y se aleja de los 8.600

La banca copa las mayores caídas en el Euro Stoxx 50, con los dos grandes bancos españoles entre los más rezagados

Las bolsas europeas se tiñen de cautela a la espera de BCE y Brexit
El Ibex se queda sin fuerzas para atacar los 8.700 : las dudas acechan a Europa

Como un tsunami en los mercados, que también se ha llevado por delante a Wall Street. Los índices del principal mercado del mundo han registrado recortes de entre el 2,7% que se ha dejado el S&P 500 (considerado un fiel reflejo de lo que está sucediendo en el mercado porque engloba a las 500 empresas más potentes que cotizan en Nueva York), al 3% que han retrocedido el Dow Jones y el tecnológico Nasdaq. Ha sido la peor sesión del año a éste y el otro lado del charco y motivos no han faltado, aunque uno solo los resume a todos: miedo a la recesión. Tanto, que el S&P 500 VIX, el conocido como 'índice del miedo', se dispara más de un 25%.

Un temor que explican unos datos macro peores de lo previsto en Alemania y China, que confirman el frenazo económico, y el hecho de que por primera vez desde la crisis financiera de 2008 el interés del bono a dos años estadounidense supere al 10 años. Es la tan temida inversión de la curva de tipos. Todo ello ha arrollado al Ibex 35, que pierde ya todo lo ganado en el año y registra mínimos de 2019. Hace no tanto, el pasado mes de abril, el selectivo español se revalorizaba un 12% en el ejercicio. Mañana arrancará sesión desde los 8.522 puntos tras haber retrocedido un 1,98%. 

Ha sido una jornada en la que los principales índices europeos han ido a peor, muy centrados aún en la situación de inestabilidad en Argentina e de Italia o del polvorín que suponen las protestas en Hong Kong. Todo ello, sumado a la incertidumbre de la guerra comercial, ha impuesto las ventas en la renta variable y la huida hacia activos más seguros. Esto ha llevado a la rentabilidad del Bund alemán a profundizar en terreno negativo (-0,65%), y a la del bono a diez años español a marcar un nuevo mínimo histórico en el 0,15%, con a prima de riesgo de nuestro país moderándose al filo de los 80 puntos básicos.  

Sin embargo, lo peor no ha quedado ahí, puesto que el principal mercado del mundo, Wall Street, está viendo cómo sus principales índices ahondan en las caídas por momentos. El Dow Jones retrocede ya un 2,45%; el S&P 500, que se considera un fiel reflejo de la situación real del mercado puesto que incluye a las 500 mayores empresas que cotizan en Nueva York, retrocede un 2,5%. El tecnológico Nasdaq se hunde cerca del 3%.

No se salva (casi) nadie

Por valores, los que se han llevado la peor parte son lo que, como ArcelorMittal, dependen mucho del ciclo económico y de la guerra comercial. La mayor acerera del mundo se ha desplomado más del 7,7%. Le han seguido los recortes en Bankia (-5%), Bankinter (-4,8%), Sabadell (-4,7%). Muy significativo también lo que ha sucedido con los títulos de Telefónica, que con un retroceso del 4,2% pierde el nivel de los 6 euros. MásMóvil (-4,1%) y Ence (-4%) le siguen a la zaga.

Solo cinco compañías consiguen salvar los muebles en la sesión y despiden en con avances: Mediaset se anota un 0,95%; Acciona el 0,66%; Grifols el 0,42%; Merlin Properties el 0,25% y Enagás el 0,15%.

Brilla el oro... y el petróleo paga la incertidumbre

El mercado de materias primas también ha sido un reflejo del temor de los inversores. La cotización del oro, el refugio por excelencia cuando vienen mal dadas, se dispara más del 1% y roza los 1.530 dólares por onza. Por el contrario, el temor a que la demanda mundial se resienta castiga al petróleo. El barril de crudo Brent para entrega en octubre, la referencia europea, se precipita más del 4% hasta 58,66 dólares; por su parte, el de crudo ligero West Texas se hunde casi un 5% a 54,39 dólares. 

En el mercado de divisas, el euro pierde terreno frente al dólar debido a que el dato de inflación hasta julio en la primera economía del mundo, del 1,8% interanual, se acerca al objetivo marcado por la Reserva Federal del 2% y da cada vez menos motivos a Jerome Powell para aplicar una nueva rebaja de los tipos de interés en el país.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios