Emasesa aprueba un presupuesto de 169,9 millones, un 14% más de inversión pública, y subida de IPC en agua

El consejo de administración de la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla (Emasesa) ha aprobado la propuesta de presupuestos para 2018, que contará con una previsión de gastos de 169,8 millones de euros que permitirá mantener los programas de gasto social, implementar nuevas medidas ambientales y un nuevo incremento de la inversión pública en la ciudad.

Según informa el Ayuntamiento en un comunicado, se prevé un mantenimiento del consumo en torno a los 61,2 hectómetros cúbicos y en cuanto a las tarifas "sólo se propone aplicar el índice de precios al consumo (IPC) del 1,5 por ciento de forma lineal".

El proyecto de presupuestos contempla una inversión total durante 2018 de 53,2 millones de euros, lo que supone un nuevo crecimiento del 14 por ciento respeto a 2017 (con una previsión de 46,5 millones de euros) que permitirá tanto la continuidad de grandes proyectos ya iniciados como el depósito de retenciones de Kansas City o la reforma del colector de la calle Niebla, así como nuevas inversiones que se iniciarán en 2018.

Del mismo modo, se propone mantener y reforzar la línea de ayudas sociales y de garantía de suministro implantadas durante este mandato. Durante el año 2017 se han atendido 14.309 recibos, lo que supone en torno a un 40 por ciento más que el pasado año, y la previsión es que pueda seguir aumentando durante el año 2018. Del mismo modo, se mantiene la inclusión en el reglamento de la garantía de suministro de agua para aquellos hogares sin recursos.

En cuanto a líneas medioambientales, se proponen una batería de medidas para el fomento del consumo responsable que contribuyan a la lucha contra el cambio climático y la sequía. Entre ellas, se propone mejorar la calidad de los ecosistemas a través de proyectos de restauración y adecuación ambiental, fomentar un uso más sostenible de los recursos, adaptación ante sequía fomentando el ahorro de agua, una menor emisión de gases de efecto invernadero y mayor eficiencia en todas las medidas.

En este marco, se va a desarrollar una nueva campaña con el objetivo de lograr la individualización de contadores en alrededor de 3.500 viviendas con un nuevo programa dada la tendencia en aquellas comunidades con contadores generales a que se produzcan casos individuales de un mayor consumo de agua. La nueva línea establece un fondo de dos millones de euros para préstamos flexibles para comunidades.

En esta misma línea, está prevista la puesta en marcha de campañas de concienciación y sensibilización para evitar consumos excesivos de agua de forma injustificada tanto en aquellos domicilios que abonan ya una recarga en la tasa por consumos fuera de los límites previstos como en aquellos hogares que forman parte de los distintos programas sociales. El objetivo es informar y sensibilizar para fomentar el consumo sostenible de agua.

Ahora en portada

Comentarios