En la sesión de control al Gobierno

Sánchez y su plan para los autónomos: que todos paguen por sus ingresos reales

El presidente promete mejorar las prestaciones por paro y las pensiones de este colectivo y una mejora en el criterio de caja del IVA.

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una sesión de control en el Congreso. / Efe

De fondo, muy de fondo, están los Presupuestos Generales del Estado, la ley más importante a la que aspira un Gobierno cada año. Pero de cerca, en el hemiciclo del Congreso de los Diputados, la riña política vence a cualquier otra. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lidiado esta mañana con las agrias críticas de Partido Popular y Ciudadanos y solo ha encontrado, en la pregunta que le ha realizado el líder de Podemos, Pablo Iglesias, una salida para poder hablar de sus proyectos más inmediatos. Por ejemplo, de lo que va a pasar con los autónomos. 

Ante la exigencia de Iglesias de aportar "certezas" y de "hacer cumplir" con el acuerdo que firmaron PSOE y Podemos para los Presupuestos, Sánchez ha replicado con un plan para el colectivo de trabajadores por cuenta propia consistente en cinco grandes medidas. La primera, y la que más preocupa desde hace semanas a los autónomos, es la supuesta subida de las cotizaciones que supondría el aumento del Salario Mínimo Interprofesional. Según ha prometido el jefe del Ejecutivo, todos y cada uno de los profesionales pagarán desde 2019 en función de sus ingresos reales, incluyendo, claro está, a los que pagan menos.   

"Queremos mejorar la protección social de los autónomos y el nivel social de este colectivo", ha señalado Sánchez como prólogo a concretar las cinco medidas con las que pretende honrar su acuerdo con Iglesias a la vez que calmar a los 3,3 millones de profesionales implicados. La primera, mejorar el paro al que se tiene derecho por el cese de actividad, ahora mismo cifrado en un bajo 11% de las cuotas. La segunda, "poner en marcha" (aunque ya está desde hace unas semanas) el diálogo social con asociaciones de autónomos "para la reconversión del actual régimen y cotizar en función de ingresos reales".

En tercer lugar, "acabar con la explotación laboral", en línea con el plan ya puesto en marcha por este Gobierno y que ha permitido que afloren en pocos meses 11.978 casos de falsos autónomos. Como cuarta medida, mejorar la efectividad del criterio de caja en el IVA y, por último, "dignificar las pensiones de los autónomos" a través de lo que era la primera medida, es decir, mejorando la cotización en función de los ingresos reales.

Ante toda esta explicación, Pablo Iglesias se ha dado por contestado y ha preferido criticar a "los aprendices de Bolsonaro" que, según él, habían sembrado la incertidumbre en torno al impacto sobre los autónomos de su acuerdo con Sánchez. "Es importante que en este país los autónomos noten el espíritu de la moción de censura", ha señalado el dirigente de la formación morada no sin antes subrayar que no permitirán que haya aumentos de las cotizaciones en los tramos más bajos.

Presupuestos y socios de viaje

Lo que no permitirá Podemos, y así lo ha puntualizado Iglesias, es "que se vuelvan a equivocar de socios". El secretario general de los morados ha reprendido a Sánchez por tender ayer la mano "a izquierda y derecha" en la negociación de los Presupuestos. El presidente ha optado por no usar su turno de réplica.  

Más allá de este oasis en torno a los autónomos, la sesión de control al Gobierno de los miércoles en la Cámara Baja se ha convertido en un campo de batalla política. Por segunda semana consecutiva, la sesión de control al Gobierno ha sufrido un tono agrio y polémico entre los cuatro grandes líderes nacionales. Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera se han dedicado a marcar distancias unos con otros sin excepción.

En este terreno, Sánchez se ha dedicado a recomendarle a Casado que "rompa de una vez" con el pasado en el PP por los casos de corrupción y el líder del PP ha insistido en recordarle sus socios de viaje para mantenerse en el poder. "Abandone el victimismo hipócrita", ha exigido Casado a la vez que usaba el símil de un tigre y el peligro que conlleva intentar cabalgarlo: "Ese tigre no se va a convertir en vegetariano y va a acabar devorándole", la ha recomendado a un presidente que solo ha replicado con la corrupción del PP. Algo similar ha sucedido con Albert Rivera, con quien Sánchez ha ironizado sobre lo que similar que es a Casado y frente a lo que el líder de Ciudadanos ha contraatacado con que nada de lo que hace el Gobierno es para el interés de los españoles (o de los autónomos) sino para el suyo propio. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios