Domingo, 08.12.2019 - 11:49 h
La realidad sobre las relaciones comerciales

Maduro no caerá por la invasión de EEUU sino porque le dejen tirado China y Rusia

Estados Unidos tiene el control del petróleo de Venezuela, ya que compra la mitad de los 1,1 millones de barriles diarios de Caracas.

Maduro y Putin
Maduro no caerá por la invasión de EEUU sino porque le dejen tirado China y Rusia. / L.I.

Un montón de medios de comunicación de todo el mundo publicaron en días pasados una noticia que agitó a sus lectores: el asesor de la Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton, reconocía que detrás del apoyo de Estados Unidos al 'golpe de Estado' contra Maduro, estaban los intereses de EEUU por apoderarse del petróleo de Venezuela.

Citaban unas declaraciones de Bolton al canal conservador estadounidense Fox, según las cuales, "sería un paso importante ('make a difference') para los Estados Unidos si lográsemos que las compañías petroleras estadounidenses realmente invirtieran y pusieran a producir las capacidades petroleras en Venezuela".

Muchos medios de comunicación así como el ministro de Exteriores de Venezuela, lo interpretaron como la vieja manía norteamericana de invadir para apoderarse de los recursos de los países menos potentes. Y recordaban el caso de Irak. En este caso se trataba de los recursos petroleros de Venezuela: es el país con mayores reservas probadas de petróleo del mundo.

Las declaraciones de Bolton, desde luego, eran bastante polémicas. Pues aunque no hablaba de apoderarse sino de invertir, esto último era un eufemismo, pues para muchos, cuando EEUU habla de invertir realmente quería decir 'apoderarse'.

Sin embargo, Estados Unidos ya tiene el control de una buena parte del petróleo de Venezuela. El país caribeño produce cada día 1,1 millones de barriles, según la Opep. Medio millón de barriles se destinan a Estados Unidos. Es decir, desde hace años, Estados Unidos ha sostenido al régimen chavista. Ha pagado religiosamente ese petróleo. O visto de otra manera: el régimen chavista depende del dinero del 'imperio maldito': los norteamericanos.

Pero Donald Trump decretó el pasado mes de enero una medida que es como un torpedo a las finanzas de Venezuela: las propiedades de PDVSA (la compañía estatal de petróleo de Venezuela) en EEUU quedan bloqueadas. Según EEUU eso representa 7.000 millones de dólares.

Lo que mucha gente no sabe es que PDVSA, es decir, el Gobierno de Venezuela, es propietario de una empresa de petróleo de EEUU llamada Citgo. Tiene tres refinerías, casi 50 centros de almacenamiento y más de 6.000 gasolineras repartidas por EEUU.

Casi todo el dinero que salía de Citgo hacia PDVSA, ahora se quedará en EEUU o irá a las cuentas del nuevo presidente 'encargado' o interino de Venezuela, Juan Guaidó.

Tras las sanciones de EEUU, muchos analistas creen que la producción venezolana caerá por debajo del millón de barriles al día, tal como prevé Ann-Louise Hittle, una analista de Wood Mackenzie, citada por la agencia Bloomberg.

Algunos analistas barajan la posibilidad de que Venezuela desvíe su producción a Rusia para conseguir dinero. Pero el pasado enero, el ministerio de Finanzas ruso dijo que Venezuela debería pagar antes lo que les debe: 3.150 millones de dólares. Y que el próximo recibo es de 100 millones. Una información de Bloomberg más reciente que citaba a fuentes rusas afirmaba que los rusos están hartos de Maduro: no están de acuerdo con la situación económica del país. "Hoy Maduro tiene el control del país, pero con cada día tiene menos influencia ya que se cuestiona su legitimidad", dijo Dmitry Rozental a la agencia Bloomberg.

Rozental es experto en Venezuela en el Instituto de Estudios Latinoamericanos financiado por el estado de Moscú. "Sus posibilidades de aferrarse al poder se están desvaneciendo". Tampoco pudo Maduro vender 20 toneladas de oro de reservas en el mercado internacional, pues quedaron bloqueadas.

Con lo cual solo le queda China. El problema es incluso peor porque China ha prestado a Venezuela más de 62.000 millones de dólares en los últimos diez años. China es el principal cliente del petróleo venezolano. Pero China no paga con dinero sino que le descuenta una parte de la deuda.

De modo que Maduro se está quedando sin el apoyo de sus aliados, los cuales ven en un retorno a la democracia legítima una manera de recuperar su deuda. ¿Invasión norteamericana? Es dudoso. Si se produce una 'invasión' será económica. Las empresas norteamericanas también han prestado mucho dinero a Venezuela, no en créditos sino en inversiones en instalaciones que se ha quedado el gobierno chavista. Que se quieran cobrar su deuda ahora quizá parezca una conspiración, pero parece más bien un derecho, igual que el que reclaman China y Rusia.

Si se cumple lo predicho por Bolton, y Maduro abandona el poder, las empresas norteamericanas que “invadan” el país se encontrarán con que las instalaciones de la industria petrolera venezolana están cayéndose a pedazos.Tendrán que invertir, como dice Bolton. ¿Se apoderarán del petróleo de Venezuela? Desde luego, intentarán sacar el mayor provecho posible como hacen Repsol, Total o BP, que son europeas.

Pero lo que no hay duda es que la peor gestión que puedan hacer las petroleras norteamericanas en Venezuela, siempre será mejor, que la mejor gestión de los chavistas en los últimos 20 años. Nada ha sido tan desastroso para el pueblo venezolano como expolio realizado por los chavistas en las dos últimas décadas: han desviado dinero, regalado petróleo a Cuba, robado la caja y destruido las instalaciones. Ni la peor empresa americana habría hecho una gestión tan diabólica.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING