Lunes, 19.08.2019 - 03:04 h
Casos de éxito

La etíope analfabeta que se convirtió en una de las mejores cirujanas del mundo

Mamitu Gashe no sabía ni leer ni escribir cuando fue ingresada en el hospital. Una operación le cambió la vida. Hoy es una médica de renombre.

Fotografía de Mamitu Gashe (derecha) durante una operación.
Mamitu Gashe (derecha) durante una operación. / Twitter @EthioEmbassyUK.

Etiopía ocupa el puesto 169 de 177 en el Índice de desarrollo humano de la UNESCO. Se trata de uno de los países más pobres del mundo en el que la medicina está muy poco desarrollada. Por ejemplo, que una mujer sea tratada de una fístula obstétrica, complicación común en un embarazo, es un problema severo en el país africano. A este tratamiento se tuvo que someter Mamitu Gashe con 16 años, una mujer que nació en una aldea pobre del país y que perdió a su hijo por esa complicación. Por aquel entonces no sabía ni leer ni escribir, pero su estancia en el hospital sería clave para desarrollar una carrera en la medicina con la que ha hecho historia.

A sus 14 años, sus padres arreglaron un matrimonio con un hombre 10 años mayor. Dos años más tarde se quedó embarazada, pero le descubrieron complicaciones que finalizarían con la muerte del bebé. Le diagnosticaron una fístula obstétrica de la que fue tratada en el hospital Princess Teshai de la capital Addis Ababa, según informa la 'BBC'.

Fue una recuperación muy lenta, de dos años. En el hospital, los doctores alabaron su humildad y su voluntad de ayudar a los demás. Por ello, tras recuperarse, comenzó a trabajar realizando pequeñas tareas en el hospital. Hacía las camas, cambiaba las sábanas y su curiosidad por la medicina le permitió entrar en el quirófano.

Los médicos le comenzaron a enseñar los procedimientos, cerró heridas, hizo incisiones y finalizó por llevar a cabo cirugías ella sola. Más tarde, sus jefes construyeron un hospital más grande y Gashe se fue con ellos. Allí consolidaría una carrera exitosa. 

Especialista en fístula obstétrica

A sus 72 años, Gashe es la mejor cirujana de fístula obstétrica del mundo sin haber ido a ninguna escuela de medicina. "Me siento feliz y orgullosa de lo que he logrado, pero a veces me pregunto si merezco todo este reconocimiento”, explica en ‘BBC’.

En su carrera ya acumula varios premios. En 1989 fue galardonada con la Medalla de Oro de los especialistas del Colegio Real de Cirujanos de Londres. En 2018, fue incluida entre las 100 mujeres más influyentes según el medio británico.

Además de su capacidad de aprendizaje y sus habilidades como cirujana, su éxito también radica en la empatía que tiene con sus pacientes, algo que adquirió tras superar la misma enfermedad que ellos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios