CSIF y ARHOE piden a la Administración ser "punta de lanza" en conciliación y cerrar los ministerios a las 18.00 horas

CSIF y ARHOE piden a la Administración ser "punta de lanza" en conciliación y cerrar los ministerios a las 18.00 horas

Durante la presentación del acuerdo en la sede del CSIF, en Madrid, el presidente de Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHOE), José Luis Casero, ha asegurado que ambas asociaciones son conscientes de "la dificultad de implantar" las medidas que proponen pero se ha mostrado convencido de que la Administración "puede ser punta de lanza" en su aplicación, con el fin de que luego se extrapolen al sector privado, ya sea pequeña o gran empresa.

El acuerdo alcanzado entre CSIF y ARHOE plantea, entre otras, que se lleve a cabo como medida simbólica el cierre de los departamentos ministeriales a las 18.00 horas, sin que ello suponga una pérdida efectiva de horas de trabajo, manteniendo por tanto las retribuciones, pero organizando la jornada de una manera más racional para fomentar la conciliación, en línea con la propuesta realizada recientemente por la Ministra de Empleo, Fátima Báñez.

Esta medida --que ya implementó el exministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla--, viene además recogida en el II Plan de Igualdad de la Administración General del Estado y en el acuerdo de Gobierno que firmaron el Partido Popular y Ciudadanos, como ha recordado por su parte la secretaria de Igualdad de CSIF, Mª Ángeles Mur.

En este punto, Casero ha pedido "la aplicación efectiva" de los planes existentes: "Si hay planes que se apliquen; si no, que se quiten". Además, ha insistido en la repercusión que tendría la implantación de estas iniciativas en el empleo. "Hay que tener pan pero también tiempo para disfrutarlo", ha ironizado, al tiempo que ha pedido a los ciudadanos "ser generosos porque, aunque no se puede aplicar a todos, no quiere decir que estas medidas sean malas".

En virtud de este acuerdo, CSIF también promoverá una 'bolsa de horas', es decir, flexibilidad horaria que permita a los empleados públicos disminuir su jornada de trabajo, en determinados periodos y por motivos directamente relacionados con la conciliación y debidamente acreditados, recuperando el tiempo con posterioridad.

Asimismo, se propone el teletrabajo regulado --"un proyecto piloto en el que parece que no se avanza"-- según Mur--, siempre con un horario, como modelo complementario a la jornada presencial, y cumpliendo la Ley de Prevención de riesgos laborales; y se aboga por impulsar la jornada laboral de 35 horas semanales para que los empleados tengan "una mayor flexibilidad", según la secretaria de Igualdad del sindicato.

También se pide aprobar otras medidas que, aunque están incluidas en el Plan de Igualdad, aún no han sido aplicadas, como acortar diferencias entre el número de mujeres y de hombres que disfrutan de las medidas de conciliación entre las que figuran la flexibilización de la jornada por guarda legal, para el cuidado de personas mayores, por enfermedad grave de un familiar o para el cuidado de personas con discapacidad. "El empleo público suele ser femenino y sobre las mujeres recae el peso de la conciliación", ha subrayado Mur.

"ES POSIBLE AUNQUE SEA DIFÍCIL"

Igualmente, reclaman crear un distintivo de 'igualdad' que reconozca a aquellos departamentos, organismos de las administraciones públicas que destaquen por la aplicación de políticas de Igualdad y no discriminación o en la incorporación de medidas que favorezcan la conciliación, la racionalización de horarios y otras iniciativas innovadoras en la materia.

"Todo es posible aunque sea difícil", ha añadido Casero, que ha hecho alusión al acuerdo alcanzado recientemente entre el Ayuntamiento de Las Palmas con la Policía local. "Improvisaciones las justas, hay que ser sensato y se pueden organizar las cosas con tiempo", ha advertido.

Por último, Casero ha reiterado la importancia de modificar otros hábitos, como adelantar el prime-time "que en los últimos años se ha adelantado en 75 minutos, al pasar de las 21.30 horas a casi las 22.45 horas, lo que perjudica tanto a los niños como a los trabajadores". "La conciliación debe ser real y efectiva", ha apostillado.

Ahora en portada

Comentarios