Los contratos de 'cero horas' proliferan en Reino Unido pero son imposibles en España (de momento)

  • Los denominados contratos de 'cero horas', que obligan a la ultraflexibilidad de los trabajadores no ofrecen ninguna garantía de sueldo mínimo.
  • Las fuentes consultadas por Lainformacion.com explican que esta fórmula laboral no sería exportable a nuestro país porque la jornada y el salario los marcan el convenio colectivo.
Un sondeo sitúa a los conservadores cuatro puntos por encima de los laboristas

A pesar de que los 'minijobs' alemanes -contratos de baja remuneración y máximo 15 horas de trabajo a la semana- nunca llegaron a implantarse oficialmente en España, su sola mención ya causó una gran inquietud entre nuestros sindicatos. No obstante, en Alemania -donde no existe una regulación del salario mínimo, estos 'minitrabajos' permitieron a la locomotora europea mantener con vida su economía en la lúgubre oscuridad de la crisis.

Reino Unido ha seguido su ejemplo. Pero ha decidido dar un paso más y el Gobierno de David Cameron ha tolerado la proliferación de los denominados contratos de 'cero horas', que obligan a la ultraflexibilidad de los trabajadores y no ofrecen ninguna garantía de sueldo mínimo. Son un nuevo subproducto de la crisis que también golpea a las islas británicas. Si en 2008 esta fórmula contractual no llegaba al 1% de los trabajadores, hoy un 2,3% de empleados británicos 'padece' este contrato de cero horas. Más allá de la frialdad de un porcentaje, 700.000 británicos se ven obligados a ejercer de empleados ultraflexibles. Mujeres menores de 25 años y mayores de 65, son en un mayoróa- según la Oficina Nacional de Estadísticas Británica (ONS) quienes suscriben estos contratos precarios por el que trabajan unas 25 horas semanales por siete libras la hora.Grandes multinacionales

Además, un trabajador de 'cero' horas tiene que estar disponible las 24 horas del día todos los días de la semana -de ahí la ultraflexibilidad- y en la mayoría de los casos han de firmar una claúsula que les impida disponer de otro trabajo. No se trata tampoco de una práctica exclusiva de empresarios sin escrúpulos, sino que grandes corporaciones como McDonalds, DHL, Boots o Sports Directs emplean a un buen número de empleados con contratos de 'cero' horas. Es más, el coloso estadounidense de las hamburguesas reconoce abiertamente que el 90% de sus trabajadores británicos -83.000 personas- tienen este tipo de relación laboral con la empresa. Aseguran sin ambages que son sus asalariados quienes buscan esta flexibilidad radical.

Downing Street se encuentra ante una encrucijada. Si bien, el propio premier británico ha reconocido que no podría sobrevivir con un contrato de 'cero' horas, es cierto que estas fórmula ha contribuido a maquillar los datos de desempleo en Reino Unido. Por tanto, la solución en aquel país la solución no pasa tanto por la prohibición sino más bien por la limitación de este tipo de contratos.

Por otra parte no es una fórmula propia británica. Existen contratos similares en Francia o Alemania, y también en EEUU bajo la denominaciónat will.¿Podrían llegar a España?

Las fuentes expertas en derecho laboral consultadas por este diario han asegurado que esta fórmula contractual no podría aplicarse en España sin una reforma legal. Pilar López, letrada de AGM Abogados, cree que no se trata de un problema de disponibilidad o extrema flexibilidad en nuestro país, sino más bien "de la indefinición de horas y salario" que en España marcan a fuego los convenios colectivos.

En este sentido, cabe destacar, en palabras de López que la legislación laboral británica "más abierta" es completamente distinta a la española. Por lo tanto, lo que aquí pueda parecer precario o incluso un abuso, allí resulta absolutamente legal. Asimismo, de acuerdo con la abogada habría que tener en cuenta si como aseguran empresas como McDonalds son los propios asalariados los que reclaman esta flexibilidad. "Recientemente hubo una polémica en España con los contratos de seis meses para azafatas de vuelo y habría que pensar si no eran ellos, o algunos de ellos, los que preferían una fórmula así que les permita una mejor conciliación", pone como ejemplo.

Por su parte, Raúl García, socio de Laboral del despacho de abogados EYconsidera que los contratos de 'cero horas' -como los famosos mini-jobs alemanes- fueron inicialmente concebidos como una vía o mecanismo excepcional de acceso al mercado de trabajo "pensado sobre todo para estudiantes, amas de casa o trabajadores veteranos que han estado en paro y han tenido que someterse a un proceso de reciclaje en la medida en que ofrecen gran libertad a trabajador y empresa". Sin embargo si como formulación resulta "loable" este tipo de contrato debería ser una "excepción". "Cuando se formaliza como norma general es que se está produciendo un efecto perverso", explica. No es lógico que la mayoría de la plantilla tenga este tipo de relación laboral con su empresa. "Su utilización masiva evidencia precariedad", asegura.

En cualquier caso, en España sin una reforma profunda del Estatuto de los Trabajadores esta fórmula 'british' no sería en absoluto exportable. "No nos ponemos de acuerdo sobre contratos indefinidos o temporales, como para pensar en una formula así", bromea Pilar López.

"En nuestro país se un contrato a tiempo parcial o completo se pactan las horas de trabajo por jornada de acuerdo al convenio colectivo", aclara la abogada experta en Derecho Laboral de AGM. Es importante, añade, para determinar cuántas horas se cotiza a la Seguridad Social. Otro aspecto que no podría tener aplicación en España es el salario mínimo interprofesional que en los contratos de 'cero horas' británicos no tiene cabida. "En España no se puede pactar un salario por hora como en Reino Unido, debe ser un pacto por jornada, sea completa o parcial, en este último caso se prorratea", explica.

Raúl Garcia cree que la fórmula laboral más parecida al contrato de 'cero horas' es la de los fijos discontinuos que ilustra con un ejemplo: trabajadores que son fijos en la plantilla como aquellas que trabajan en la recogida del tomate u otro fruto sólo por temporadas."Guarda alguna similitud", opina.

Aunque discutible, la disponibilidad 24 horas al día, siete días a la semana que preconizan estos contratos británicos si podría aplicarse en España "siempre y cuando se produzca un pacto entre trabajador y empresa", aclara. Otro punto discordante sería el de la exclusividad dado que en nuestro país el pluriempleo está permitido "siempre que no se haga competencia desleal", explica López. "Muchos trabajadores se acogen a esta dinámica porque no tienen más remedio. Y muchos no se atreven a denunciar fraudes relacionados con la precariedad por miedo a no volver a ser llamados. Algo similar ocurre en España con la no renovación de determinados contratos laborales", explica por su parte García. Asimismo,considera complicado que se aplique de un modo literal la fórmula británica en nuestro país, "¿qué Gobierno se atrevería a algo asi?", se pregunta.

Así, los contratos de 'cero horas' resultarían imposibles en nuestro país. Tendremos que conformarnos con los contratos de 20 horas semanales o de media jornada. Los empresarios dicen que no les da para más, pero los expertos alertan de que es una precariedad que puede extenderse en el tiempo.

Ahora en portada

Comentarios