ING desafía a la competencia y ayuda a ‘eliminar’ las comisiones por descubiertos

El Banco Naranja eximirá del cargo a los adeudos de hasta 10 euros y avisará al cliente en importes superiores con múltiples alertas para que regularice la situación antes de dos días.

Si se mantiene la deuda aplicará una tasa de 3,99 euros en vez de los altos intereses tradicionales. Busca fidelizar a sus casi 2 millones de clientes con cuentas transaccionales.

ING idea una nueva ofensiva: ‘eliminar’ las comisiones por descubiertos

En medio de la tendencia bancaria a repercutir tarifas por productos y servicios, ING está a punto de abrir brecha, a contrapié, en el terreno nada explorado comercialmente de los descubiertos. El Banco Naranja da una vuelta a la política de recargos por ir a ‘números rojos’ surtiendo a sus clientes con una caja de herramientas que les permitirá evitarse sorpresas y ahorrarse un pago generalmente incómodo y fuente de quejas.

El servicio bautizado ‘ING Siempre Cubierto’ eximirá de coste alguno posiciones deudoras sobrevenidas de hasta 10 euros, algo nada usual; y emitirá un flujo de múltiples alertas al cliente -vía móvil, email, etc- para que regularice la situación durante dos días, periodo de tiempo suficiente para ordenar una transferencia que cubra la deuda en casos de importes superiores. La marca de la nueva prestación, que contarán con apartado propio en la web, ha sido recientemente recogida por el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (Bopi).

Si transcurrido el plazo aún queda una cuantía pendiente y superior a dicha ‘franquicia’ repercutirá una comisión, pero también distinta. La entidad sustituye el tipo de interés moratorio tradicional por una cuota conocida de 3,99 euros por cada mes que se mantengan los ‘números rojos’. ING aplicaba hasta ahora una tasa del 7,5%, el umbral promedio sectorial que recogen las estadísticas del Banco de España, aunque algunas entidades cuentan alternativamente también con recargos fijos mensuales que llegan a alcanzar los 18 ó 20 euros en varias grandes entidades.

“Son una batería de medidas que permiten al cliente estar con el control de sus cuentas en todo momento”, relata Enrique Rodríguez-Balson, responsable de Daily Bank de ING o de la operativa en el día a día con el usuario de sus servicios financieros. “Son situaciones que nos ponen a veces un poco nerviosos por una factura imprevista o superior a lo estimado, o porque no ha llegado a tiempo la transferencia a la cuenta” a las que pondrá “cobertura” con su propuesta para tranquilidad del cliente, explica.Servicio gratuito durante dos días

La apuesta redunda, según subraya, en la idea de prestación sencilla por la transparencia que arroja saber de antemano la comisión a la que te enfrentas en una situación así frente a las dudas que suscita el interés moratorio. Pero busca, en paralelo, fidelizar a la clientela evitándole quebraderos innecesarios de cabeza.

El servicio será de suscripción gratuita para 1,9 millones de sus 3,6 millones de clientes con cuenta transaccional en el banco -nómina o no nómina-. El resto tienen ‘Cuentas Naranjas’ que al ser productos de ahorro y no transaccionales están libres de sufrir dichas incidencias porque carecen de facturas o recibos domiciliados. La entidad proyecta darlo a conocer a partir de hoy a los usuarios y alcanzar todo su colectivo de potenciales beneficiarios en pocos días. “Nace después de investigaciones de mercado y el feed back que nos dejan los clientes”, detalla Rodríguez-Balson.

La posibilidad de irse a ‘números rojos’ es un servicio más por el que las entidades cobran dado que permiten al cliente sufrir despistes, adeudos susceptibles de anticiparse o ingresos con demoras, sin bloquearle la operativa o dejar de atender sus facturas. Todas las entidades fijan un umbral máximo, que en el caso de ING oscila entre 150 y 1.000 euros, modulables si el cliente opera con distintas cuentas y prefiere ampliar dicha línea en aquella libreta donde acumule los recibos.Revisión del portfolio

La apuesta, innovadora como pack en España y en el mismo seno del grupo holandés, llega en medio de una revisión del portfolio de productos y servicios. El penúltimo movimiento fue la cancelación del histórico ‘Depósito Naranja’ con el que se abrió camino en España con remuneraciones muy superiores a la que el resto de entidades tenían en escaparate, aprovechando sus bajísimos costes de estructura y carecer de oficinas, pero que ahora se ofrecía solo a nuevos clientes y por dos meses.

Se cayó del catálogo para acomodarse al escenario de tipos a ras de suelo en Europa y dado que ING dejó hace años la etapa de monoproducto. Una vez completada la gama con todo tipo de préstamos y ofertas de inversión, explora enriquecer o distinguir el servicio con iniciativas como ésta. La incógnita es cómo enfrentará una eventual la extinción del acuerdo con la sociedad del Popular y Crédit Mutuel que da acceso gratis a sus cajeros a los clientes de ING si el Santander decidiese no renovarlo.

Ahora en portada

Comentarios