Ciclo global sólido

La bolsa pasa a 'modo alerta' y aumenta la sensibilidad ante riesgos geopolíticos

Argumenta dicho escenario en un entorno de menor liquidez por la progresiva normalización y el incremento de la volatilidad en los mercados.

Fotografía Bolsa de Madrid
Bolsa de Madrid. 

La mayoría de las bolsas está atacando máximos anuales pero chocan contra dicha resistencia sin lograr perforarla. Este escenario lo recoge Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, que ha realizado su visión de mercado del mes de abril, en el que destaca el incremento de la sensibilidad ante los riesgos geopolíticos. 

La experta del banco de inversión ha destacado que cambia la percepción de los riesgos, por lo que el mercado pasa de 'modo complacencia' a 'modo alerta'. Argumenta dicha decisión en un entorno de menor liquidez por la progresiva normalización de las políticas monetarias, la sensibilidad a riesgos y, como consecuencia, un incremento de la volatilidad. 

El escenario de mercado invita, a juicio de Renta 4, a disponer de una reserva de liquidez para aprovechar esta volatilidad y comprar en caídas, "siempre y cuando el ciclo global se mantenga sólido". A pesar de cierto rebote desde mínimos (en torno a la mitad de lo perdido desde máximos anuales), la fortaleza de los parqués y el ataque a máximos anuales se ha visto mermado. 

Entre los aspectos que han mermado el ataque a máximos, destacan tres. Las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, los riesgos geopolíticos en Oriente Medio con presión alcista en el precio del crudo (máximos desde 2014) y la normalización monetaria, con riesgo de aceleración en Estados Unidos, principalmente. 

Por tanto, Natalia Aguirre destaca distintos elementos a vigilar para que no asistamos a un cambio de escenario. El ciclo económico es uno de ellos por lo que debemos estar atentos a los indicadores más adelantados que estiman hasta qué punto es sólido el ciclo actual. Otro aspecto importante es la inflación, sobre todo en EEUU y el precio del crudo, junto a la evolución del euro y su excesiva apreciación, que pensará en los resultados europeos. 

La fecha de finales de mayo también será a vigilar en nuestro calendario debido a la solución (esperemos que negociada) a la situación comercial entre Estados Unidos y China. Además, la temporada de resultados empresariales ya ha arrancado a un lado y otro del Atlántico por lo que habrá que ver si se produce la solidez esperada en EEUU (impacto positivo de reforma fiscal y depreciación del dólar) y la debilidad en Europa debido a la apreciación del euro (+15% frente al dólar en el primer trimestre). 

La bolsa pasa a 'modo alerta' y aumenta la sensibilidad ante riesgos geopolíticos

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios