Merkel defiende las ayudas dadas por su Gobierno a Opel

  • Fráncfort (Alemania).- La canciller alemana, Angela Merkel, defendió hoy la actuación de su Gobierno en la crisis de Opel y las ayudas públicas otorgadas a ese fabricante, que emplea a unos 50.000 personas en Europa, casi la mitad de ellas en Alemania.

Merkel considera necesaria una salida coordinada de la crisis económica
Merkel considera necesaria una salida coordinada de la crisis económica

Fráncfort (Alemania).- La canciller alemana, Angela Merkel, defendió hoy la actuación de su Gobierno en la crisis de Opel y las ayudas públicas otorgadas a ese fabricante, que emplea a unos 50.000 personas en Europa, casi la mitad de ellas en Alemania.

En la inauguración al público del 63 Salón del Automóvil de Fráncfort, Merkel dijo que esas ayudas eran necesarias para asegurar a Opel, empresa con gran tradición, una posibilidad de sobrevivir.

Reiteró que los créditos puente y garantías estatales concedidas a la filial estadounidense de General Motors, han sido, en consecuencia, fruto de "una decisión correcta".

El Gobierno alemán otorgará a Opel ayudas por valor de 4.500 millones de euros para facilitar su venta al consorcio austríaco canadiense Magna y sus socios rusos, el Sberbank.

Los países con plantas de Opel han criticado a Merkel, en plena campaña electoral, por forzar un acuerdo de venta a Magna y pretender repartir ahora la factura de los costos.

Entre los países más críticos figuran Bélgica y España, cuyo ministro de Industria, Miguel Sebastián, declaró tras la reunión mantenida el martes en Berlín que "cuanto más conocemos la opción Magna menos nos gusta".

Sebastián cuestionó a Merkel por la premura de un acuerdo en vísperas de las elecciones alemanas del próximo 27 de septiembre y el hecho de que pida a España "la factura del menú sin haberlo leído antes".

El consejero delegado de General Motors, Fritz Henderson, reconoció en declaraciones efectuadas en el Salón de Fráncfort que el proceso de venta de Opel ha sido muy largo y se ha visto cada vez más politizado, lo que "ha dañado la imagen de Opel" entre los consumidores europeos.

Pese a todo, defendió las decisiones tomadas y dijo que las negociaciones entre Magna y GM van por buen camino con el objetivo de "tenerlo todo listo de aquí a principios de octubre".

"Queremos ese acuerdo. Punto", afirmó Henderson en declaraciones realizadas en el Salón de Fráncfort y recogidas hoy por el diario económico "Handelsblatt".

Informó de que los cuatro acuerdos más importantes con Magna han sido ya negociado, por lo que sólo quedan aspectos menores a tratar, entre ellos el compromiso por escrito de los trabajadores de Opel de que apoyan el concepto de ahorro.

"Con Magna no hay ningún punto de fricción en estos momentos", agregó Henderson, que mostró su apoyo explícito al plan de reestructuración de Magna, que prevé, entre otros, el recorte de 10.500 puestos de trabajo en Europa.

Mostrar comentarios