"Mi marido se ha sacrificado por mí. No lo olvidaré jamás"

    • La mujer de uno de los fallecidos en el ferry agradece a su difunto marido el haber muerto por ella.
    • "He visto morir a mi marido. He intentado salvarlo pero no he podido"
Evacuado un ferry con 467 personas a bordo que viajaba de Grecia a Italia
Evacuado un ferry con 467 personas a bordo que viajaba de Grecia a Italia

La tragedia en el Adriático ha dejado siete muertos enel mar. En el ferry que llegaba a las costas de Albania ya no hay pasajeros pero ha dejado siete familias de luto.

"He visto morir a mi marido. He intentado salvarlo pero no he podido". Las palabras de Teodora, la esposa de Georgios, una de las cinco víctimas mortales delaccidente del ferry italiano en el Mar Adriático, son la perfecta descripción delinfierno vivido por las 478 personas que viajaban a bordo de la embarcaciónque comenzó a arder en la madrugada del sábado al domingo, tras declararse un incendio en el garaje de la nave.

"Estábamos intentando descender por el tobogán de la nave. Él estaba delante y yo detrás. Mientras bajábamos,mi marido quedó atrapado en unos plásticos", cuenta Teodora, de 56 años, a los médicos del hospital italiano de Galatina, donde ha sido trasladada.

"Finalmente conseguimos llegar al agua pero la nave de salvamento estaba demasiado lejos para socorrernos. A mi marido le comenzó a salir sangre por la nariz; quizá porque se había golpeado la cabeza con la nave. Nos quedamos allí durante más de cuatro horas. Nadando", cuenta angustiada la mujer de nacionalidad griega.

"¡Morimos! ¡Estamos muriendo!", cuenta la mujer que gritaba su marido. Después de esperar durante cuatro horas interminables a ser rescatados, una de las personas que estaban participando en las labores de salvamento consiguió llegar hasta la pareja e intentó cortar el plástico en el que Georgios continuaba atrapado. Lo logró al segundo intento, pero era demasiado tarde.

"Mi marido murió entre sus brazos. Georgios ha muerto de frío. Hacía de escudo con su cuerpo para protegerme. Se ha sacrificado por mí. No lo olvidaré jamás", cuenta entre lágrimas Teodora.

Mostrar comentarios