Jueves, 17.01.2019 - 18:31 h
Detalles del plan presupuestario

Moncloa cree que los sueldos subirán el doble en 2019, pese al frenazo del empleo

El proyecto remitido a Bruselas plasma el incremento del SMI hasta 900 euros mensuales y el acuerdo de convenios logrado entre los agentes sociales. 

Las ministras de Hacienda María Jesús Montero (i), ministra Portavoz Isabel Celaá (c), y de Economía Nadia Calviño tras el Consejo de Ministros
María Jesús Montero, Isabel Celaá y Nadia Calviño, tras el Consejo de Ministros. / EFE

En un plan presupuestario que recoge una mayor desaceleración de la economía española de la prevista hace apenas unos días, el Gobierno se muestra especialmente optimista en un apartado concreto. No se trata, como han cuestionado desde diversos organismos, de la sobreestimación de ingresos que proyecta el documento, ni tampoco del alcance social de las medidas acordadas con Unidos Podemos. Más allá, constituye una de las principales preocupaciones de los españoles en un momento en el que la recuperación macroeconómica no termina de trasladarse a sus nóminas. ¿Qué va a pasar con los sueldos? Pues bien, el Ejecutivo proyecta que el aumento de la remuneración por asalariado se duplicará el año que viene, al pasar del 1% en 2018 al 2% en 2019.

La cifra varía sustancialmente de la estimada por el anterior Ejecutivo en su Actualización del Programa de Estabilidad el pasado mes de abril. Entonces, el PP auguraba que la remuneración por asalariado pasaría de crecer un 1,2% este año al 1,5% en 2019, apenas tres décimas más.

Después de que la ministra de Economía, Nadia Calviño, reconociera en una entrevista a un diario alemán que hay muchos sueldos en España que no dan ni para vivir, tanto su equipo como el de su compañera de Hacienda, María Jesús Montero, se han esmerado en poner negro sobre blanco la recuperación de los salarios en unos Presupuestos que, dicen, intentan conjugar la disciplina presupuestaria con la agenda social, situando en el centro a las personas. 

La realidad es que ahora el Gobierno del PSOE dispone de información adicional para recoger en su plan presupuestario el impacto de una serie de acuerdos que dibujan un nuevo escenario –bastante más halagüeño que el que se podía pintar en abril– para la evolución de los salarios en nuestro país. 

Por un lado, se tiene en cuenta el pacto alcanzado en el ámbito de la negociación colectiva el pasado mes de junio, por el que la patronal y los sindicatos rubricaron una subida salarial de entre el 2% y el 3% y un sueldo mínimo en convenio de 1.000 euros mensuales, a alcanzar "de manera progresiva". Asimismo, se toma en consideración el impacto que tendría, de aprobarse, el incremento de más del 20% del salario mínimo interprofesional (SMI), hasta 900 euros, acordado en las negociaciones de última hora entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, sin contar con la opinión de los agentes sociales. 

Y también se incluye el II Acuerdo para la Mejora del Empleo Público y las Condiciones de Trabajo alcanzado entre el anterior Ministerio de Hacienda y Función Pública y los sindicatos de funcionarios, que firmaron un alza salarial de hasta el 2,75% en 2019 (en un escenario de máximos). En este sentido, por el lado del gasto, el plan presupuestario que ya está en manos de los examinadores de la Comisión Europea prevé "un ligero incremento en la remuneración de asalariados hasta el 10,4% del PIB, motivado fundamentalmente por el comportamiento observado en las Administraciones Territoriales durante el primer semestre, que crecen por encima de las previsiones iniciales", y recuerda que esta rúbrica incorpora el incremento salarial de los empleados públicos del 1,75% pactado para 2018.

Precisamente, el último informe Situación España de BBVA Research constata que la remuneración por asalariado repuntará con fuerza, del 0,9% que subirá en 2018 al 2,1% el año próximo. Una diferencia de más de un punto en un momento en el que "la tasa de paro se acerca a su nivel estructural, por lo que es posible que, ante las restricciones de capacidad o la falta de mano de obra cualificada en sectores específicos, el avance de la ocupación se ralentice y los salarios aumenten por encima de la productividad", advierte el servicio de estudios de la entidad. 

Y todo ello, en pleno frenazo del mercado laboral. Aunque antes de ser desbancados de la Moncloa el equipo de Mariano Rajoy ya divisaba una ralentización en la creación de empleo en términos de puestos de trabajo equivalente a tiempo completo (según sus cálculos, pasaría de aumentar un 2,5% este año al 2,3% en 2019), sus sucesores empeoran ahora el pronóstico, al estimar un crecimiento del 2% el año que viene. Esto se traduce en unos 60.000 empleos menos. "El empleo equivalente a tiempo completo se prevé que aumente en 2018 a un ritmo anual del 2,5%, y que se desacelere medio punto en 2019, hasta el 2%, creándose más de 800.000 puestos de trabajo en los dos años", reza el documento remitido ayer por el Gobierno a las autoridades europeas.

Pero la creación de empleo no es el único indicador del mercado laboral que se resiente en las nuevas previsiones, al compás de la ralentización económica. Ahora, el Ejecutivo contempla que la tasa de paro se reducirá progresivamente, situándose en 2019 en el 13,8% de la población activa, desde el 15,5% con que cerrará este ejercicio. Ambas cifras rebajan, en 4 y 5 décimas, respectivamente, las anteriores estimaciones incluidas en el plan del PP.

Ahora en Portada 

Comentarios