En el Plan de Recuperación

Montero lo niega: "No hay compromiso para eliminar la tributación conjunta"

La ministra puntualiza que la "referencia" se incluye en el informe de impacto de género del Plan, pero no en la ficha de fiscalidad que es donde figuran las medidas tributarias que prevén aplicarse.

Montero
Montero
Europa Press

Sigue la polémica sobre la idea del Gobierno de someter a revisión el beneficio fiscal de la declaración conjunta del IRPF. El objetivo de eliminarlo a medio plazo, que  resquebraja el pacto de gobierno en materia fiscal entre PSOE y Unidad Podemos, solo ha recibido críticas. Hoy la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha intentado calmarlas insistiendo en que  "no hay ningún tipo de compromiso" para eliminar la reducción por tributación conjunta del IRPF, pese a que se menciona en uno de los anexos del Plan de Recuperación. Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Montero ha señalado que la "referencia" a esta medida se incluye en el informe de impacto de género del Plan, pero no en la ficha de fiscalidad que es donde figuran las medidas tributarias que prevén aplicarse.

El cuarto anexo Plan, dedicado a la igualdad de género, plantea la "paulatina desaparición" de la reducción por tributación conjunta en el IRPF al considerar que "genera un desincentivo a la participación laboral del segundo perceptor de renta", que suelen ser mujeres. La supresión de esta reducción -de 3.400 euros en la base imponible del IRPF en el caso de unidades familiares integradas por ambos cónyuges- ya fue planteada por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) en su informe de revisión del gasto público en beneficios fiscales precisamente por desincentivar la participación laboral de las mujeres.

Ahora, Montero insiste en que "no es una reforma incorporada a la ficha de fiscalidad", sino una propuesta de la AIReF que tendrá que ser estudiada por el comité de expertos para la reforma fiscal. "En etapas preelectorales cualquier elemento sirve" para sugerir cuestiones "que este Gobierno ni ha decidido ni ha hecho", ha afeado.

Para este tipo de cuestiones fiscales, así como para el resto de las planteadas en materia fiscal, el Gobierno ha constituido un comité de expertos para la reforma fiscal, con el objetivo de modernizar el sistema tributario para adaptarlo al siglo XXI, que tendrá que revisar los elementos que considere de interés y "aprovechará materiales que están siendo editados por organismos como la AIReF", según ha explicado la ministra.

Por tanto, desde el Ejecutivo ha hecho hincapié en que lo único que van a estudiar, con el asesoramiento técnico de los expertos, es la forma de evitar que esta reducción fiscal acentúe la brecha de género existente en el mercado laboral. "Todo ello, sin que, en ningún caso, esta posible reforma tributaria vaya a suponer un aumento de la carga fiscal de las familias", asegura el Ministerio de Hacienda.

El plan fiscal del pacto de Gobierno de coalición apostaba por un aumento y consolidación de los impuestos ‘verdes’, la tasa sobre las transacciones financieras y el coto fiscal a las grandes tecnológicas, entre otras grandes medidas, pero en ningún momento se trataba de tocar a las rentas más bajas del país, sino de eliminar las ventajas fiscales de las empresas y homogenizar el pago de los impuestos que más afectan a los grandes patrimonios.

Mostrar comentarios