Monzón, toda una vida ligada a Indra

  • Javier Monzón deja Indra, una compañía que dirige desde su génesis en los primeros años noventa y en la que ha estado en primera línea de todo, desde su privatización en 1999 hasta la vuelta del sector público a su accionariado a través de la SEPI, pasando por su internacionalización.

Madrid, 29 ene.- Javier Monzón deja Indra, una compañía que dirige desde su génesis en los primeros años noventa y en la que ha estado en primera línea de todo, desde su privatización en 1999 hasta la vuelta del sector público a su accionariado a través de la SEPI, pasando por su internacionalización.

Natural de Madrid (1956), es economista de formación e inició su carrera profesional en Caja Madrid. En los años ochenta trabajó en Telefónica, donde fue director financiero, presidente de Telefónica Internacional y director general de desarrollo corporativo hasta que en el año 1989 se incorporó a la firma de auditoría y consultoría Arthur Andersen.

Al año siguiente fue nombrado presidente de Inisel, una firma que dependía del Instituto Nacional de Industria (INI), proveedora habitual del Ministerio de Defensa y que, tras fusionarse con otras 16 compañías, conformaría en 1993 Indra.

Javier Monzón fue designado presidente ejecutivo de la nueva compañía española de referencia en el sector tecnológico, puesto que desde entonces ha renovado en otras cuatro ocasiones: 2002, 2005, 2008 y 2011.

Tras conformar un núcleo estable de accionistas, en 1999 el Gobierno procedió a la privatización del 66 % que quedaba en manos del Estado mediante una oferta de venta en bolsa.

El objetivo perseguido con la creación de Indra fue constituir una empresa capaz de competir en un mercado global y el mismo año de su constitución ya abrió su primera oficina en Argentina.

Desde entonces y bajo la batuta de Monzón, la empresa ha crecido en el exterior y ha logrado multitud de contratos en terrenos como la tecnología de control de trafico aéreo, gestión de tráfico, tecnología para documentos de identificación personal, etc.

Proveedor habitual del Ministerio de Defensa, Indra tiene una amplia red de alianzas con socios estratégicos de distintos sectores, entre ellos Telefónica, que ayer mismo comunicó que se había convertido en accionista de referencia de la empresa con la intención de formar un núcleo estable.

Casualmente, el sustituto de Monzón, Fernando Abril-Martorell, es también una persona que ha estado ligada profesionalmente a Telefónica, aunque el relevo ha sido propiciado por la SEPI, decepcionada con la gestión reciente de la compañía.

El grupo público adquirió a Bankia el 20 % que tenía en Indra en el verano de 2013, movimiento que se interpretó como un claro mensaje de la intención del Gobierno de no perder el control de una empresa considerada estratégica.

Tras la entrada de la SEPI no tardaron en circular rumores sobre los desencuentros entre Monzón y su principal accionista, rumores hoy confirmados por la vía de los hechos.

Actualmente Monzón es consejero de ACS y la compañía francesa Lagardère, presidente de la Fundandación CyD, vicepresidente del Consejo Social de la Universidad Carlos III y miembro de la comisión delegada de la Fundación Príncipe de Girona.

Mostrar comentarios