De la subrogación a la dación en pago

¿No tienes moratoria en la hipoteca? Así puedes pagar menos y saldar la deuda

“Algunas entidades están optando por prolongar esas moratorias por su cuenta ofreciendo sus propias condiciones, algo a lo que ya no están obligados”, señalan desde iAhorro.

Algunos bancos se apuntan a la moratoria hipotecaria.
Algunos bancos se apuntan a la moratoria hipotecaria.
Canva.

Una de las medidas que se ha llevado a cabo para intentar amortiguar los efectos económicos derivados de la crisis del coronavirus ha sido el aplazamiento del pago de los créditos hipotecarios. La medida, que fue aprobada por el Gobierno en marzo y se prorrogó en julio, permitía aplicar la carencia total del pago de las cuotas de la vivienda durante un periodo de tiempo, llegando a alcanzar hasta 12 meses en algunos casos. 

A finales del pasado mes de septiembre cumplió el plazo para acogerse a esta opción con 1,35 millones de moratorias concedidas por los bancos españoles, según datos del Banco de España. ¿Qué ocurre entonces ahora si te has quedado fuera de plazo o se ha acabado el periodo de carencia de tu hipoteca

Subrogar siempre puede ser una buena opción

Teniendo en cuenta la excepcionalidad de la situación, “algunas entidades están optando por prolongar esas moratorias por su cuenta ofreciendo sus propias condiciones, algo a lo que ya no están obligados”, señalan desde iAhorro

No obstante, existen otras posibilidades que permiten negociar una mejora de condiciones del préstamo hipotecario con tu banco. Por ejemplo, puede ser un momento interesante para plantearte una subrogación

Aprovechando el escenario de tipos bajos de interés actual puede haber otra entidad que te ofrezca una hipoteca que se adapte mejor a tus condiciones, con menos productos vinculados y que, además, permita que ahorres una importante suma de dinero. “Aquellas personas que hayan contratado su hipoteca en los últimos diez años pueden llegar a ahorrarse como mínimo 10.000 euros en su hipoteca si deciden subrogarla ahora”, según el comparador hipotecario iAhorro.

Buscar otras alternativas de aplazamiento del pago

Conseguir una carencia total o parcial de las cuotas de la hipoteca puede ser otra opción. En el caso de la primera alternativa, el banco exime al cliente de pagar capital e intereses durante un periodo de tiempo acordado, mientras que con una carencia parcial el cliente sólo queda liberado de pagar capital y deberá abonar los intereses de su hipoteca durante ese periodo.

La carencia de la hipoteca es una buena salida en momentos de apuros económicos y que, en este caso, puede servir para ganar un poco más de tiempo si ha vencido el plazo de moratoria acordado con el banco. Es más, existen hipotecas con carencias iniciales, que normalmente suelen ser parciales, y que permiten al cliente estar sin abonar hasta las primeras 24 cuotas de su préstamo.

En la actualidad un gran número de bancos está adherido al Código de Buenas Prácticas Bancarias, un conjunto de medidas que garantizan el amparo de clientes que se encuentren en una situación económica especialmente vulnerable. Este código contempla la posibilidad de ampliar el plazo de la hipoteca, hacer una quita del capital pendiente del pago o bajar el interés aplicado a euríbor durante un periodo de carencia concedido por la entidad. 

En última instancia, se puede solicitar una dación del pago por la que la vivienda queda cedida al banco saldando la deuda al completo. Aunque, como decimos, no todas las personas pueden acogerse a este tipo de medidas. Del mismo modo, habrá que tener en cuenta que la moratoria de la hipoteca se extendía a la figura del avalista o fiador de la deuda, algo que puede dejar de aplicarse en estos casos.

Mostrar comentarios