Motivos

  • Continúa la bolsa española con la recogida de beneficios iniciada el viernes pasado y que se ha intensificado en esta jornada con una caída del 1,62 por ciento, motivada por la desaceleración económica y los problemas del mercado de deuda.

Raimundo Díaz

Madrid, 30 ene.- Continúa la bolsa española con la recogida de beneficios iniciada el viernes pasado y que se ha intensificado en esta jornada con una caída del 1,62 por ciento, motivada por la desaceleración económica y los problemas del mercado de deuda.

Al no poder superar con holgura el nivel de 8.700 puntos la semana anterior, la bolsa española ha seguido deshaciendo posiciones, con motivos sobrados en esta sesión, pues el viernes la agencia de medición de riesgos Fitch bajaba la nota de la deuda española y de otros países europeos.

El "farol" del presidente francés, Nicolas Sarkozy, respecto a la implantación de una tasa a las transacciones financieras -tendrá que ganar las elecciones-, ha afectado a los bancos galos y al resto del sector europeo, con el consiguiente impacto en la renta variable.

Las ventas se han justificado también por la falta de acuerdo para la quita de la deuda griega, lo que concedió a los inversores el pretexto perfecto para precipitar a nuestros hermanos lusos a un hoyo similar al abismo en que se encuentran los helenos (la prima de riesgo portuguesa ha subido hasta 1.500 puntos básicos y la rentabilidad de su deuda a largo plazo avanzó al 17,4 por ciento).

Además, se certificaba la caída del 0,3 por ciento de la economía española en el cuarto trimestre del año pasado (en 2011 creció el 0,7 por ciento), anticipo del diploma que pueden recibir otros países en breve.

La caída de Wall Street fue la causa última del resultado de esta jornada, a pesar de la mejora del dato de los ingresos de los estadounidenses en diciembre, que se vio enturbiado por la caída en un 0,1 por ciento del gasto de los consumidores.

Mientras tanto, en la Cumbre Europea los líderes liman los detalles sobre la regulación del control presupuestario e intentan articular imperiosamente algún plan que anime la actividad.

Así, el índice de referencia de la bolsa española, el IBEX 35, ha caído 140,30 puntos, el 1,62 por ciento, hasta 8.517 puntos, con lo que vuelve a registrar pérdidas en este ejercicio, el 0,58 por ciento.

En Europa, París ha cedido el 1,6 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 1,31 por ciento; Milán, el 1,21 por ciento; Londres, el 1,09 por ciento, y Fráncfort, el 1,04 por ciento.

Todos los grandes valores han bajado: Banco Santander, el 2,7 por ciento; BBVA, el 2,36 por ciento; Repsol, el 1,56 por ciento; Iberdrola, el 1,23 por ciento, y Telefónica, el 0,49 por ciento.

La mayor bajada del IBEX ha correspondido a Gamesa, el 4,57 por ciento, en tanto que sólo una compañía del IBEX acabó con ganancias, IAG, que ha avanzado el 0,66 por ciento.

Mostrar comentarios