Volkswagen lamenta "profundamente" su comportamiento en el caso de la emisiones

Volkswagen lamenta "profundamente" su comportamiento en el caso de la emisiones

"Volkswagen lamenta profundamente el comportamiento que dio lugar a la crisis del diesel. Seguiremos avanzando con cambios en nuestra forma de pensar y trabajar", ha apuntado el consejero delegado del grupo.

"Desde que todo esto salió a la luz, hemos trabajado incansablemente para hacer las cosas bien para los consumidores afectados y hemos alcanzado ya progresos en este campo", ha indicado Müller tras confirmar la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, según sus siglas en inglés) y el Departamento de Justicia del país un acuerdo con el consorcio por el que se resuelve la demanda por el caso de las emisiones en EEUU con el pago de 4.300 millones de dólares (4.057,2 millones de euros).

En relación con este acuerdo, Müller ha indicado que refleja la "determinación" del grupo de "redirigir la mala conducta que fue en contra de todos los valores de Volkswagen".

Por su parte, el presidente del consejo de supervisión del fabricante alemán, Hans Dieter Pötsch, ha destacado que cuando se destapó el caso la compañía prometió que iba a llegar al fondo del mismo para descubrir cómo había ocurrido. "No somos la misma compañía que éramos hace 16 meses", ha añadido Pötsch.

El acuerdo al que han llegado las autoridades estadounidenses y el fabricante alemán implica que Volkswagen se declara culpable por tres cargos de delito grave de acuerdo con la ley de Estados Unidos.

El grupo ha aceptado abonar una sanción penal de 2.800 millones de dólares (2.645 millones de euros) para zanjar el caso de las emisiones, que destapó que 590.000 vehículos diésel en Estados Unidos utilizaban un software trucado.

Además, en diferentes resoluciones civiles sobre reclamaciones medioambientales, aduaneras y financieras, la compañía ha aceptado pagar 1.500 millones de dólares (1.417 millones de euros) adicionales. Entre esas reclamaciones se encuentra la emitida por la EPA contra el fabricante alemán por la importación y venta de los vehículos trucados y las de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) por fraude aduanero.

Asimismo, el acuerdo contempla el nombramiento de un monitor independiente que evaluará y supervisará durante tres años el cumplimiento por parte de la compañía de los términos de la resolución, incluyendo medidas para fortalecer aún más los mecanismos de cumplimiento, notificación y monitoreo de Volkswagen y la implementación de un programa de ética mejorado, ha informado el grupo.

Volkswagen ha aclarado que este acuerdo resuelve la responsabilidad del fabricante bajo la ley de Estados Unidos y no implica abordar su responsabilidad, si la hubiere, en relación con las leyes o regulaciones de cualquier jurisdicción fuera de este país.

"Volkswagen continúa cooperando con las investigaciones del Departamento de Justicia sobre la conducta de los individuos y con las investigaciones de las oficinas del Ministerio Público de Braunschweig y Munich, en Alemania", ha añadido el fabricante, que no ha querido hacer comentarios sobre las mismas "con el fin de no perjudicar o impedir de alguna manera las investigaciones en curso".

Ahora en portada

Comentarios