Domingo, 24.02.2019 - 01:01 h

El negocio de la vejez, oportunidad de crecimiento para la España del futuro

Se espera que para 2066 España tenga 14,2 de los 41 millones de habitantes por encima de los 64 años, lo que obligará a cambiar el modelo empresarial.

El sector asistencial podría "ayudar a la recuperación económica como tractor en simbiosis con el sector turístico, también reconvertido y adaptado a las nuevas necesidades de los clientes potenciales".

Mujeres sentadas en un banco. Getty Images

España envejece poco a poco. Una transformación de la pirámide poblacional que supondrá que dentro de 15 años residirán 11,7 millones de personas mayores de 64 años, tres millones más que en la actualidad. Para 2065 se espera que sean mayores de 64 años, más de un tercio del total, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Envejecimiento ligado a una mayor esperanza de vida, que pasará a los 83,2 años en los varones y los 87,7 en las mujeres en 2031, un repunte de 3,3 y de 2,3 años, respectivamente. En 2065, la esperanza de vida de los hombres superaría los 88,5 años y la de las mujeres los 91,6 años, si se mantiene esta tendencia.

Estas proyecciones hacen dudar sobre la viabilidad del sistema de pensiones en España. Pero se abre una nueva vía para crear empleo: el turismo asistencial. Durante el período que comprende los años más duros de la crisis económica (2007-2014) el sector se convirtió en uno de los "tractores" de la economía española, según un informe publicado por Back To Basics Management, IESE e Informa D&B.

Ante la caída de facturación del 67% en la construcción en 2014 respecto a 2007, el sector asistencial podría ocupar ese puesto. Ayudando "a la recuperación económica como tractor en simbiosis con el sector turístico, también reconvertido y adaptado a las nuevas necesidades de los clientes potenciales", apunta el informe. 

Más si se tiene en cuenta el "agotamiento" del modelo empresarial español, en especial por el desplome de la construcción, que fue el motor de la economía durante el auge de la economía. Así, la vejez es parte fundamental del sector asistencial que podría beneficiarse en las próximas décadas del envejecimiento de España.El negocio de la vejez

Residencias, retiros en la playa, cuidados médicos, fisioterapia... Si se combina el negocio del turismo asistencial con las perspectivas demográficas, el resultado de la ecuación es sencillo. Vivir más años en un país desarrollado supone tener más tiempo para disfrutar de años de descanso y de servicios sanitarios especializados.

Llegar a esa edad es cada vez más sencillo teniendo en cuenta las mejores condiciones de vida. Y esa perpetuación de la buena salud puede generar ingresos en las compañías que se lancen a ofrecer bienes y servicios a la tercera edad.

El ocio y el turismo son otra de las grandes esperanzas para la economía española. Potenciar que los mayores vayan de vacaciones, teniendo en cuenta que a esa edad se deberían haber desprendido de obligaciones laborales y familiares, significa poder lanzar ofertas en cualquier parte del año, adaptándose a las necesidades y preferencias de los jubilados.

Según los datos del sector el mercado de la Tercera Edad es la principal clientela de los cruceros. Realizan 200 millones de viajes anuales, lo que supone el 20 % del total. Pensionistas de alto poder adquisitivo y que, además, atraen a familiares y amigos. 

Al igual que la fisioterapia, ya que la pérdida de masa muscular, de masa ósea y las modificaciones en el equilibrio y la motricidad harán que el sector necesite de más profesionales para evitar esas dolencias. Generando necesidad de más profesionales.

Los países occidentales están destinados a envejecer y colocar el grueso de su población en las edades superiores. Pero debe ser interpretado como el paso natural de un modelo de sociedad que ha logrado elevar la esperanza de vida hasta cifras nunca imaginadas. Países como Japón ya han reaccionado al envejecimiento y las empresas han lanzado o modificado sus productos para los consumidores de mayor edad. Las residencias, grandes beneficiadas

Pero también las residencias para la tercera edad verán llenos sus aforos. Según el Observatorio Sectorial DBK sobre las Residencias para la Tercera Edad, el segmento de gestión de plazas privadas puras es el de mayor importancia, absorbiendo en 2015 el 58,4% del negocio total, con un valor cercano a los 2.400 millones de euros.La gestión de plazas concertadas generó 1.245 millones de euros, representando el 30,4 % del mercado, mientras que el 11,2 % restante correspondió a los ingresos generados por las plazas públicas de gestión privada. Con un tercio de mayores de 64 años en 2066 parece lógico que esa tasa de beneficios aumente.Según DBK se espera que para el periodo 2016-2017, el volumen de negocio mantendrá la tendencia alcista iniciada, con crecimientos de entre un 1 y un 2 %, lo que supondría alcanzar una cifra de alrededor de 4.200 millones de euros en el último año.El número total de plazas en residencias para la tercera edad se situaba a finales de 2015 en unas 373.100, un 0,3% más que en 2014, de ellas las del tipo privado contabilizaron unas 282.000 plazas, lo que representa el 75,6 % del total y un aumento del 0,5 % respecto al año anterior.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios