Miércoles, 18.09.2019 - 18:56 h
'Abby's Better Nut Butter' nació en la casa familiar

Esta niña de 15 años convirtió su pasión por la comida sana en un negocio de éxito

Abby Kircher empezó con su empresa hace dos años, en la actualidad, las ventas de sus mantequillas saludables superan los 70.000 euros.

Abby's Better Nut Butter
Kircher creó el concepto de Abby's Better Nut Butter en su propia casa familiar / Abby's Better Nut Butter

Abby Kircher empezó con su empresa hace dos años, cuando tenía solo 15. A día de hoy, las mantequillas de nueces de Abby's Better son todo un éxito. Abby empezó vendiendo su mantequilla de nueces en mercados artesanales, llegando a vender por valor de 3.500 euros, una cifra nada despreciable pero, si la comparamos con la cifra actual de ventas, que superan los 70.000 euros, se quedan en nada.

En 2017, las  mantequillas de nueces endulzadas de forma natural experimentaron un crecimiento del 400%, pasando a venderse en tiendas y cadenas minoristas estadounidenses. A medida que la empresa iba creciendo el negocio se fue convirtiendo en un asunto familiar, que paso a involucrar a los padres, hermanos y abuelos de Abby, deseosos por ayudar a la pequeña a convertir sus sueños empresariales en realidad.

El concepto de 'Abby's Better Nut Butter' nació en la casa familiar cuando, en los inicios de su adolescencia, Abby se interesó por la salud y la forma física y empezó a informarse sobre cómo comer de manera saludable. Esto la llevó a experimentar en la cocina, donde creó diferentes mantequillas de nuez mezcladas con sabores como el anacardo y el coco, la nuez de arce y el bourbon o la almendra y el café. Eso sí, todas ellas son completamente naturales.

"Definitivamente me encontré con el propósito de mi vida", aseguraba Kircher. “Nunca pensé que mi pasión por una alimentación saludable terminaría convirtiéndose en mi carrera. Siempre pensé que mi carrera podría involucrar la escritura. Pero en el verano de 2015, comencé a hacer las mantequillas de nueces y vi cuánta gente amaba el producto. Eso me hizo feliz. Y eso es lo que mantiene la pasión por mi trabajo y nuestro futuro como empresa".

Kircher enfatiza que nunca habría podido lograr lo que tiene como empresaria sin la inspiración y el apoyo de su madre. “Mi mamá me anima a hacer lo que me apasiona y a seguir mis sueños. Siempre he sido independiente, pero el apoyo de mi familia me ha ayudado a encontrar el camino", confiesa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios