Por incapacidad temporal

No estoy de acuerdo con el alta médica para volver a trabajar, ¿cómo impugno?

En el procedimiento ordinario, el afectado puede iniciar un procedimiento administrativo ante el INSS para revisar si el alta médica es coherente con su condición once días después de su entrada en efecto.

Los médicos de las mutuas evaluarán a los trabajadores con bajas de larga duración.
En el procedimiento ordinario, se puede iniciar un procedimiento administrativo ante el INSS.
Bruno Pérez | CESM

Tras una baja médica o una incapacidad temporal, la responsabilidad de dar el alta para que el afectado se reincorpore puede recaer sobre un número de organismos, dependiendo de la causa principal de la suspensión temporal. Puede ser el servicio de salud de la autonomía, la mutua de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales o el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Si el afectado no comparte la opinión de la entidad de la cual recibe el alta, tiene derecho a impugnar la decisión, pero puede tomar una vía u otra de acuerdo a quién la pronuncia.

De tener éxito, el procedimiento lograría que se prolongue la situación de incapacidad temporal mientras se tramita, por lo que los efectos del alta se anulan y el afectado puede seguir recibiendo prestaciones como pago delegado, además de las percibidas por la  misma incapacidad, hasta la fecha definida por el INSS.

Para permanecer en situación de baja médica, hace falta probar que la situación es temporal dentro de lo previsible, dado que esta puede durar hasta 365 días, con una posible prórroga de 180 días, y que el desempeño del trabajo es imposible para el afectado, que además debe estar recibiendo asistencia sanitaria.

¿Qué pasa mientras se estudia la impugnación? 

Una de las interrogantes más comunes en estos procedimientos es si hace falta que el afectado se reincorpore al trabajo mientras espera a que se impugne el alta. La respuesta es que sí debe hacerlo excepto en los casos en que el alta es emitida por la mutua o si se envía el modelo de disconformidad exactamente a los 365 días de baja. 

Las altas médicas que se pronuncian en los primeros 365 días de la baja suelen depender de las mutuas en casos de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales o de los servicios públicos autonómicos si son por enfermedades comunes o no laborales, aunque el INSS mantiene la misma potestad.

En el procedimiento ordinario, el afectado puede iniciar un procedimiento administrativo ante el INSS para revisar si el alta médica es coherente con su condición once días después de su entrada en efecto. Debe comunicar del proceso a la empresa el mismo día en que presenta la solicitud o el siguiente día hábil.

Y si la respuesta es negativa

Si dentro de los siete días siguientes no hay respuesta del INSS o es negativa, se puede presentar una demanda hasta 20 días después, aunque si el alta sigue suspendida durante todo este tiempo, el afectado tiene la obligación de reincorporarse. 

Para revisar el alta realizado por la mutua dentro de los primeros doce meses, debe entregarse la solicitud (disponible en la sede electrónica del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones) al registro del INSS dentro de los primeros diez días hábiles siguientes a su notificación

Mientras se tramita, el afectado retendrá el derecho a estar de baja, así como el pago de las prestaciones por incapacidad temporal, pero estas podrían estar sujetas a que la mutua las reclame si la resolución no es favorable. En este caso, se podrá presentar una demanda en el plazo de 20 días hábiles.

Casos especiales

Se considera un caso especial cuando el INSS emite el alta justo al cumplir un año de baja, para el cual se inicia un procedimiento de disconformidad con el alta médica, como se le llama. El trabajador tiene cuatro días naturales para presentar el modelo (igualmente disponible en la sede electrónica del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones) en el registro del INSS.

También se prorrogará el tiempo de baja durante la resolución, pero no se tendrá que devolver las prestaciones si la decisión favorece el alta, así como también está la opción de interponer una demanda hasta 20 días después si se confirma el alta.

Cuando ya han pasado 365 días desde que se concedió la baja, únicamente el INSS puede prorrogar la baja o dar el alta a través del mismo procedimiento ordinario. También puede iniciar el reconocimiento de una incapacidad permanente, la cual suele denegarse al ratificar el alta. Esta denegación también se puede impugnar a través de una demanda. 

Mostrar comentarios