Jueves, 21.03.2019 - 11:48 h
Observatorio de FEFE

Nolotil y Adiro, dos de los tres fármacos más vendidos no llegan a las farmacias

Boehringer, Menarini y Bayer son los laboratorios que están detrás de los productos más demandados; y Sanofi y GSK, de los que más dinero generaron.

Pastillas, fármacos
Nolotil y Adiro, 2 de los 3 medicamentos más vendidos no llegan a la farmacia. / Archivo

La alarma por la falta de suministro de un medicamento es cada vez más habitual en España y ya hay medio millar de fármacos, según el último registro de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, que han desaparecido de los estantes de muchas de las 22.046 oficinas que hay distribuidas por todo el territorio nacional. Son precisamente los productos más demandados los que están más afectados por el desabastecimiento y dos de ellos, el Nolotil y el Adiro, aparecen de manera frecuente en la lista oficial que no ha parado de aumentar en los últimos meses, entre otros factores por el acopio de cadenas británicas como Boots anticipándose a un Brexit duro.

Según el último Observatorio elaborado por la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), la presentación más vendida, en unidades, en 2018 fue el Nolotil, un analgésico; seguida por Enantyum, otro analgésico; y por el antiagregante de Bayer, Adiro, del que se vendieron el año pasado 13,1 millones, pero que no estará disponible en la mayoría de las farmacias por lo menos hasta el mes de diciembre. Dentro de los primeros productos más vendidos hay cinco analgésicos-antiinflamatorios; un antiagregante plaquetario; una hormona tiroidea; un anticoagulante; un antiasmático y un ansiolítico.

Mientras, Clexane, una heparina que actúa como anticoagulante del laboratorio Sanofi, fue el medicamento que generó más ingresos por ventas, 200 millones de euros, pero no está disponible para los pacientes  en algunas presentaciones. Detrás se situó el Doudart, diseñado para la retención urinaria. En cuanto a la venta en valores, hay cuatro anticoagulantes; el Doudart; un broncodilatador; un producto usado para la osteoporosis postmenopáusica; uno para la esquizofrenia y la vacuna para el meningococo B -Bexsero-, que en 2017 ocupaba la primera posición. Boehringer, Menarini y Bayer están detrás de los tres medicamentos más vendidos, mientras Sanofi, GSK y Bristol-Myers  Squibb, de los que más dinero generaron con su venta.

El debate de la vacuna Bexsero

Precisamente la vacuna Besxero, cuya dosis -son necesarias entre dos y tres- cuesta 108 euros a la familias, podría incluirse en el catálogo de vacunación Canarias y Castilla y León contra el criterio del Ministerio de Sanidad y Bienestar Social. La decisión ha encendido el debate político y se ha convertido en arma arrojadiza entre las comunidades y el Estado, enfrentados en el inicio de una larga campaña por la financiación de los medicamentos y por las competencias de las administraciones en este asunto. Castilla y León pretende incluirla en su presupuesto durante, previsiblemente, este mes y dotará a la partida cerca de tres millones.

Mientras, el Adiro, para el que según el Ministerio de Sanidad y Bienestar Social hay casi una veintena de alternativas con el mismo principio activo y la misma dosis, no llegará a buena parte de las farmacias hasta el 31 de diciembre. Este medicamento, utilizado para evitar que se formen trombos en pacientes que han sufrido infartos cerebrales o de miocardio, lleva meses con problemas de suministro y en algunos momentos no había alternativas. El laboratorio que lo produce, Bayer, ha justificado su ausencia en las reformas de su planta de Leverkusen (Alemania).

Qué hay detrás del desabastecimiento

Carlos Gallinal, secretario de la patronal de las empresas de farmacia, ha asegurado a La Información que la actual situación de desabastecimiento se produce, en determinadas ocasiones, cuando los negocios de farmacia con un potencial de compra mayor se saltan la vía de las cooperativas y acuden a comprar directamente a los laboratorios, una circunstancia que complica el suministro a las oficinas de viabilidad económica comprometida y a las que tienen menor tamaño.

El responsable de la patronal admite que otra de las causas del ineficiente suministro tiene que ver con el acaparamiento, fundamentalmente desde el Reino Unido. "Ante los problemas arancelarios que puede puede provocar un Brexit duro, algunas grandes cadenas británicas, como Boots -con 2.500 establecimientos, casi 59.000 trabajadores y con un gran potencial de compra-, han decidido hacer acopio de determinados fármacos. Desde el punto de vista empresarial es una opción correcta, pero desde el ético desde luego no", asegura.

Además Gallinal destaca que la fabricación mundial de medicamentos, que llegan al mercado a precios muy bajos, obliga a una gran rotación y por eso, cualquier incidente genera problemas. Desde unos paros  laborales o técnicos, pasando por una avería o la falta de alguna materia pueden provocar caídas de producción que afectan al suministro. "En estas circunstancias, muchos laboratorios deciden vender su existencias al mejor precio y eso perjudica a España, que es el país de la OCDE con los precios más baratos", reconoce el empresario.

Ahora en Portada 

Comentarios