Sigue el pulso familiar entre los propietarios de Eulen

María José Álvarez rehúsa dar cuenta de sus decisiones en Eulen a sus hermanos

Impone su mayoría accionarial para rechazar la petición de la rama familiar de El Enebro de tener un reporte periódico del día a día de la sociedad

María José Álvarez, presidenta de Eulen.
La presidenta de Eulen, María José Álvarez, considera que la compañía ya ofrece información suficiente sobre su desempeño a sus accionistas / EFE

No hay tregua en la disputa familiar que desde hace casi una década libran los herederos del imperio levantado por el empresario leonés David Álvarez sobre la emblemática marca Eulen. El último episodio se ha vivido en la Junta de Accionistas de la sociedad en la que la actual presidenta, María José Álvarez, ha impuesto su mayoría accionarial para tumbar la propuesta planteada por el grupo de hermanos más críticos con la gestión de Eulen - agrupados en la sociedad patrimonial El Enebro - para obligar a la actual Dirección del gigante español de los servicios a realizar un reporte periódico de las decisiones de gestión tomadas al frente de la compañía.

Los hermanos de María José Álvarez lograron introducir la discusión del asunto en el orden del día de la Junta, aprovechando el margen legal que les ofrece la Ley de Sociedades de Capital y con el objetivo de visibilizar lo que a su juicio constituye "una gestión no suficientemente profesionalizada" de un gran multinacional que espera facturar más de 1.700 millones de euros en 2018, tiene presencia en 14 países, paga la nómina a más de 90.000 trabajadores y maneja casi un centenar de líneas de actividad, pero que, sin embargo, no cuenta con un Consejo de Administración como tal.

Según fuentes de Eulen, la compañía entiende que los accionistas ya reciben información suficiente sobre la situación de la sociedad a través e los canales actualmente establecidos y que tienen la oportunidad de ejercer su preceptiva función de control a través de las Juntas de Accionistas como así prevé la legislación actual. 

Con solo un 40% de las acciones bajo su control, la iniciativa del grupo de El Enebro cayó bajo el peso de la mayoría accionarial de Daval, la sociedad instrumental que agrupa las acciones en Eulen de María José Álvarez y su hermano Jesús David, a los que el patriarca confió el futuro de Eulen allá por el año 2009. 

El ejemplo de la gestión de El Enebro

Apartados de la gestión del núcleo del imperio empresarial levantado por David Álvarez, los cinco hermanos agrupados en El Enebro - Marta, Elvira, Juan Carlos, Emilio y Pablo - han optado por implantar en la sociedad propietaria de la Bodega Vega Sicilia y de la empresa cárnica Valles del Esla el modelo empresarial que defienden para Eulen.

¿El objetivo? "Reforzar su estrategia de crecimiento y explorar nuevas inversiones en el sector del lujo, basada en criterios de profesionalización, experiencia, responsabilidad, transparencia y buen gobierno", básicamente el mismo argumentario que utilizan para plantear la necesidad de un cambio en la Dirección de Eulen.

En esta estrategia se enmarca la reciente decisión del grupo de remodelar sus cuadros directivos para dar entrada como directora general a Marta Guirao, una gestora ajena a la familia Álvarez y con un extenso currículum como consultora externa y consejera de empresas familiares con dimensión multinacional, como Allied Domecq Spirits & Wine o el grupo inmobiliario Neinver; y a dos nuevos consejeros externos, Javier Ormazábal e Íñigo Susaeta, con prestigio profesional y un demostrado 'expertise' en la gestión y el asesoramiento de grupos empresariales familiares.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios