Parlamento griego aprueba impuesto vivienda que apuntala alta presión fiscal

  • El Parlamento griego aprobó hoy la reforma del impuesto sobre la propiedad inmobiliaria, uno de los proyectos más controvertidos del Gobierno del conservador Andonis Samarás, que apuntala a Grecia como el quinto país de la Unión Europea con las tasas más elevadas sobre la vivienda.

Atenas, 11 sep.- El Parlamento griego aprobó hoy la reforma del impuesto sobre la propiedad inmobiliaria, uno de los proyectos más controvertidos del Gobierno del conservador Andonis Samarás, que apuntala a Grecia como el quinto país de la Unión Europea con las tasas más elevadas sobre la vivienda.

El nuevo impuesto unificado sobre los bienes inmuebles (ENFIA) viene a ser la suma de dos tasas ya existes, una de las cuales -recaudada a través de la factura de la luz- fue introducida en el otoño de 2011 con la promesa de eliminarla al año siguiente, y ahora queda perpetuada.

La idea entonces era crear una herramienta de urgencia para mejorar la situación de las arcas públicas de cara a poder cumplir con los compromisos del rescate económico acordado con la troika de acreedores.

Tras varios aplazamientos y una serie de enmiendas de última hora, que estuvieron acompañadas de múltiples protestas desde la propia bancada gubernamental, la ley fue aprobada hoy con los votos de la mayoría conservadora y socialdemócrata.

Durante el encendido debate, diputados de la gubernamental Nueva Democracia manifestaron su temor a que el impuesto pueda convertirse en la tumba del Gobierno en caso de unas elecciones anticipadas, como las que se plantean como posibles a comienzos del próximo año.

"No vamos a ser reelegidos. Nos van a destruir (con esta ley)", inquirió la diputada conservadora Anna Karamanlis, durante el debate, y con la vista puesta en unos sondeos que dan hasta cuatro puntos de ventaja a la izquierda de Syriza.

En un principio, el nuevo impuesto debía haberse comenzado a recaudar en agosto, pero el ministerio de Finanzas tuvo que reconocer que se habían cometido una serie de errores en las notificaciones a los contribuyentes.

En 4.000 distritos de todo el país miles de personas habían recibido avisos de pago en los que se les reclamaban sumas mucho mayores de las que les correspondía abonar.

Todo esto ocurría en plena ira popular por un impuesto que además de tasar la vivienda, gravaba obras inacabadas, construcciones sin suministro eléctrico, así como terrenos agrícolas y pastos.

En una primera enmienda formulada hace una semana se corrigieron varios desequilibrios, como, por ejemplo, el cobro del ENFIA a las víctimas del terremoto de Cefalonia, cuyas casas quedaron parcialmente destruidas en febrero pasado, pero se mantuvieron algunos artículos altamente controvertidos.

Entre ellos figuraba tasar viviendas que no están habitadas o conectadas a la red eléctrica, algo que levantó las iras de muchos correligionarios de Samarás, pues muchos griegos temen que la elevada presión fiscal en plena crisis los obligue a tener que malvender viviendas ante la imposibilidad de hacer frente a impuestos tan altos.

Finalmente, el ministerio de Finanzas introdujo una nueva enmienda que, si bien no exime del pago a las vivienda que no están en uso, contempla para estas propiedades una rebaja del 20 % del ENFIA.

Entre los retoques de las últimas semanas figura una rebaja del ENFIA del 50 % para personas con ingresos inferiores a 9.000 euros anuales.

Para facilitar el pago, el Gobierno ha decidido ampliar de cinco a seis los plazos de pago del impuesto correspondiente a este año, que se empezará a abonar a partir de finales de septiembre y se hará hasta finales de febrero.

El Gobierno espera recaudar este año un total de 2.650 millones de euros a través de este nuevo impuesto viene a ser la suma de los dos anteriores.

Según una encuesta de la Comisión Europea, Grecia se ha convertido en el quinto país de la Unión Europea con las mayores tasas inmobiliarias, y en 2012 el Estado recaudó 2.800 millones de euros en impuestos sobre la vivienda, lo que constituye el 1,4 % del producto interior bruto.

Antes del estallido de la crisis en 2008, la ratio de este impuesto respecto al PIB no superaba el 0,4 %.

Mostrar comentarios