Lunes, 20.05.2019 - 09:11 h
Arranca la temporada alta

El paro baja en abril en 91.518 personas y el empleo crece gracias a la Semana Santa

La afiliación a la Seguridad Social sube en 186.785 cotizantes respecto a marzo y se alcanzan los 19.230.362 ocupados, la cifra más alta desde 2008.

Arranca la temporada alta en el mercado laboral. El pasado mes de abril el paro bajó en 91.518 personas y la afiliación a la Seguridad Social creció en 186.785 cotizantes gracias al tirón de la Semana Santa. Así, en una época tradicionalmente favorable para el empleo se alcanzaron los 19.230.362 ocupados, la cifra más alta desde julio de 2008.

El mes de abril suele traer buenas noticias al mercado laboral, y este año no ha sido una excepción, sobre todo porque el aumento de la actividad a mediados de mes, coincidiendo con la celebración de la Semana Santa, ha impulsado la creación de empleo más que el año pasado, cuando esta festividad cayó en marzo y el aumento de la ocupación se quedó en 176.373 personas en abril. Aún así, expertos como el presidente de IMF Business School, Carlos Martínez, consideran que "el mercado laboral debía haber mostrado un comportamiento mucho mejor en este abril, precisamente teniendo en cuenta que el año pasado la Semana Santa cayó en marzo". "Los datos de empleo debían haber sido mejores", zanja.

También por el lado del paro el dato ha sido mejor este año que el anterior. La caída de 91.518 desempleados en abril (-2,8%) supera el retroceso que experimentó en el mismo mes de 2018, cuando disminuyó en 86.683 personas. Con todo, tras este descenso, todavía quedan en España 3.163.566 parados. Además, en términos desestacionalizados, es decir, una vez eliminado el 'efecto calendario' que altera los datos, el desempleo se reduce en solo 19.136 personas.

En las estadísticas que acaba de publicar el Ministerio de Trabajo se observa perfectamente cómo el sector servicios, el más beneficiado por el efecto Semana Santa, fue el que más recortó el número de parados en abril, con un descenso de 81.074 desempleados (-3,5%). También se redujo en el paro en agricultura, con 5.396 desempleados menos, (-3,4%); en industria (-3.472 parados, -1,2%) y en el colectivo sin empleo anterior (-1.605 parados, -0,5%). Por contra, el desempleo subió en abril en la construcción, aunque sólo en 29 personas (+0,01%).

En cuanto a la contratación, se nota cierto frenazo respecto a hace un año. En el cuarto mes de este ejercicio se realizaron 1.765.185 contratos, un 0,4% menos que en abril de 2018. Por otro lado, se sigue manteniendo la tendencia de solo un contrato fijo de cada diez que se firman, mientras los otros nueve son temporales. De todos los rubricados en abril, apenas 174.980 fueron indefinidos, con un descenso del 7,7% respecto a abril de 2018 y del 2,69% en comparación con marzo de este año. Mientras tanto, sigue creciendo el empleo precario, prueba de la elevada estacionalidad del mercado laboral español, con 1.590.205 contratos temporales en abril que suponen un 3,9% más que en marzo y un 0,5% más que hace un año.

Por su parte, la Seguridad Social ha cerrado el segundo mejor abril de la serie histórica tras el de 2017, cuando ganó más de 212.000 cotizantes. De nuevo, gracias a las vacaciones de Semana Santa, la hostelería ha sido el sector que más han empujado la afiliación en abril, al sumar 85.493 ocupados (+6,8%), seguido del comercio, que ganó 12.781 afiliados. El Régimen General gana 173.542 afiliados sobre el mes anterior (+1,1%), mientras el de Autónomos registra 12.663 cotizantes más (+0,4%).

En términos desestacionalizados la Seguridad Social registra un aumento de ocupados de 52.192 personas respecto a marzo, mientras el número de mujeres afiliadas se anota un nuevo récord, con 8.939.333 ocupadas, el 46,49% del total. En el último año, la afiliación en ambos sexos ha crecido en 551.901 cotizantes, un 2,9%, mientras el paro se ha reducido en 172.302 personas, a un ritmo interanual de casi el 5,2%.

De esta manera, el mercado laboral sorprende por su buen comportamiento y entra en una fase de aceleración que los analistas no preveían. No obstante, desde IMF Business School su presidente pide esperar a septiembre. "Será entonces, después de la temporada estival, cuando podamos estimar el impacto del parón político", avanza Martínez. Después de haber conocido la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre, cuando subió el paro como suele ser habitual en el inicio del año, el Instituto Nacional de Estadística (INE) reveló que el conjunto de la economía aceleró su crecimiento entre enero y marzo, con un avance trimestral del PIB del 0,7%, no visto desde finales de 2017. Un impulso que ha animado el mercado laboral en el arranque de la temporada alta que enganchará ya con el verano.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios