Martes, 10.12.2019 - 16:03 h
Frenazo en el mercado laboral

La Seguridad Social suma 3.224 afiliados en el peor septiembre desde la crisis

El paro crece en 13.907 personas tras el final de la campaña de verano. Se trata del menor incremento en este mes en más de una década. 

El mercado laboral se frena en seco. La Seguridad Social apenas sumó 3.224 nuevos afiliados en septiembre, el peor registro en este mes desde los años de la crisis económica, cuando a estas alturas del ejercicio, tras el habitual tirón de la campaña de verano, se destruía empleo de forma masiva. Esta vez no ha sido diferente, pues el paro ha subido en 13.907 personas. Si bien, y aunque siempre es una mala noticia que haya más desempleo, el incremento de los parados en esta ocasión ha sido el menor en una vuelta al cole en más de una década.

Hay que recordar que el mercado de trabajo venía del peor agosto desde 2008 en términos de afiliación a la Seguridad Social (se perdieron 212.984 empleos) y el de mayor incremento del paro desde 2010, tras sumar 54.371 desempleados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (el antiguo Inem).

Y septiembre tampoco ha sido bueno. Según los datos que acaba de difundir el Ministerio de Trabajo, el aumento del empleo el mes pasado es mucho menor que en años anteriores (22.899 nuevos afiliados en 2018 o 26.318 en 2017) e incluso se queda por debajo de los 4.800 nuevos cotizantes de septiembre de 2007, el momento previo a la recesión que hundiría el mercado laboral.

Así, las cifras de empleo que se acaban de hacer públicas confirman lo que venía avanzando la tendencia de los meses de verano: el mercado laboral ya ha entrado en fase de desaceleración, al compás del menor crecimiento de la actividad económica. Esta misma semana el Instituto Nacional de Estadística (INE) avanzaba que el Producto Interior Bruto (PIB) apenas subió un 0,4% trimestral entre abril y junio, el menor alza desde el primer trimestre de 2014, momento en el que se inició la recuperación tras la crisis.

¿Estamos peor ahora? Lo cierto es que en términos interanuales el departamento que dirige Magdalena Valerio tampoco ha traído buenas noticias para el empleo, pues la tasa de crecimiento pasa al 2,44%, muy por debajo ya del 3% y su menor nivel en esta época del año desde 2014. Con todo, en los últimos 12 meses la Seguridad Social ha sumado 460.739 afiliados, lejos de los más de 500.000 de 2018 o los más de 600.000 de 2017. El frenazo, por tanto, es evidente.

En estos momentos, el número total de desempleados se sitúa en 3.079.711 personas y la Seguridad Social cuenta con 19.323.451 afiliados medios, "la mayor cifra de ocupación de este mes desde que hay registros", según destaca el Ministerio de Trabajo. Si bien la tendencia interanual también hace evidente el parón en el ritmo de reducción del desempleo, que ha pasado al -3,8% (122.798 parados menos que hace un año), desde el -6% de 2018, cuando el paro bajó en más de 200.000 personas.

Como viene siendo habitual tras el verano, el paro se redujo sobre todo en agricultura (-9.601 parados), que echó mano de los temporeros, en construcción (-7.599) y en industria (-2.460). Si bien estos descensos no compensaron la subida del paro en el sector servicios, que sumó 24.419 desempleados tras extinguirse las contrataciones de la temporada estival. Además, en el colectivo sin empleo anterior el paro se incrementa en 9.148 personas, sobre todo por los jóvenes que acaban los estudios en septiembre.

El Régimen de Autónomos, principal impulsor

Del lado de la afiliación, hay que destacar que el Régimen de Autónomos fue el principal impulsor del leve repunte en septiembre, al ganar 4.707 cotizantes, frente a los 139 nuevos ocupados que sumó el Régimen General. A partir de ahí, lo habitual a estas alturas del año por la elevada estacionalidad de algunas actividades, como la educación, que suma 45.521 cotizantes tras recuperar a los profesores tras las vacaciones de verano. Las actividades administrativas y la industria también ganan afiliados (21.681 y 11.888, respectivamente).

Y precisamente en el lado opuesto se encuentra la hostelería, la rama que registró más bajas tras el final de la campaña intensiva de turismo que acaba con miles de contratos en hoteles, bares y restaurantes, con una sangría de 44.346 afiliados. También el comercio y la sanidad, cuya actividad suele aumentar en verano, perdieron trabajadores en septiembre (34.330 y 14.076, respectivamente)

Respecto a la contratación, en septiembre se registraron 2.094.635 contratos. De ellos, 238.723 fueron de carácter indefinido, el 11,4% del total, y otros 1.843.926 fueron temporales y 11.986 de carácter formativo. Respecto a los fijos, en cuanto a la duración de su jornada se dividen en 130.385 a tiempo completo, 73.665 a tiempo parcial y 34.673 fijos discontinuos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING