Miércoles, 18.09.2019 - 01:39 h
Para vuelos a Asturias

El PSOE alquiló aviones privados a Pedro Sánchez para sortear la crisis del Falcon

La factura ha rondado los 15.000 euros. Se trata de modelos Cessna, más pequeños que los oficiales del Ejército del Aire y también menos seguros.

Los aviones de Pedro Sánchez
Los aviones de Pedro Sánchez / Nerea de Bilbao

Las críticas al uso del Falcon han llevado al PSOE a tener que echar mano de aviones privados para que Pedro Sánchez realice los desplazamientos necesarios de cientos de kilómetros para acudir a determinados actos de partido. Aunque tendría derecho a utilizar los aparatos que el Ejército del Aire pone a disposición del presidente del Gobierno, Ferraz ha decidido alquilar jets a particulares y evitar así la polémica. Según ha podido confirmar La Información, la factura total de estos viajes por aire ha rondado los 15.000 euros y, al menos varios de ellos, se han realizado a Asturias.

Fuentes conocedoras de esta operación de arrendamiento explican que el PSOE pidió presupuesto sobre varios modelos de avión para que Sánchez pudiera realizar estos desplazamientos. En un principio, Ferraz quiso alquilar un avión 'top', similar al Falcon 900 oficial del Grupo 45 de la Fuerza Aérea Española, unos aviones que se encuentran en manos de las fortunas del Ibex 35 y que se alquilan cuando sus dueños no los usan.

La carta de deseos del presidente Sánchez se centraba en los Global Express XRS o el Gulfstream G550, que son los preferidos por los empresarios españoles, aunque hay algunas entidades que empiezan a apostar por el G650. Ambos son aviones que compiten en el mercado de los jets privados, capaces de estar en el aire trece horas sin repostar. Entre las pocas desventajas de estos modelos está que, debido a su tamaño, no pueden aparcar en fincas privadas, por eso la mayoría de los ejecutivos disponen también de helicópteros. Arrendarlos suelen costar entre 4.000 y 8.000 euros la hora. Pero la factura era demasiado elevada para Ferraz, de forma que los socialistas decidieron preguntar por algún modelo de características inferiores. 

La opción más económica 

Así, la decisión final del equipo de colaboradores de Sánchez fue alquilar un aparato modelo Cessna. En concreto, apostaron por dos tipos: el Cessna  Citation Excel (modelo 560XL) y el Cessna Sovereign. Cada uno de ellos tiene capacidad para nueve y doce pasajeros, respectivamente. Se trata, por tanto, de aviones más pequeños que el Falcon 900 y no tan preparados como la nave que utiliza el presidente para sus desplazamientos de corta y media distancia.

Pedro Sanchez en el Falcon
Pedro Sanchez en el Falcon. / MONCLOA

Las mismas fuentes añaden que este alquiler se realizó para evitar las críticas que ha recibido el Gobierno de Sánchez por el uso, supuestamente indiscriminado, de los medios de transporte oficiales. Sin embargo, fuentes de Moncloa insisten en que el uso del avión oficial es, en la mayoría de ocasiones, más económico y, sobre todo, seguro, que echar mano de una aeronave privada. 

Varias son las compañías que alquilan a particulares estos aviones Cessna. En concreto Ferraz se puso en contacto para esta operación con la española Gestair, el grupo empresarial-gestionado por Nazca Capital-, que se dedica a gestionar las horas inactivas de los aviones de Inditex, Santander, BBVA, Telefónica, ACS, Iberdrola o Mercadona, entre otras grandes compañías, de los cuales también se ocupa del mantenimiento.

Pero también tienen en su plantel aviones menores. Y Pedro Sánchez tuvo acceso a los Cessa que tiene Juan Antonio Gómez Pintado -director de la Asociación de Promotores de Madrid y CEO de Víacelere-, Banco Santander, Ferrovial o Festina. El precio del avión que alquiló el PSOE para Sánchez oscila entre los 2.000 y los 3.000 euros la hora. Un vuelo a Asturias como el que realizó podría rondar los mencionados 15.000 euros con combustible incluido.

Una cantidad sensiblemente mayor que si hubiera optado por su Falcon, que le reporta además unas medidas de seguridad propias de un presidente del Ejecutivo. Pero la presión mediática le obligó a alquilar este aparato. No es una excepción, ya que otros presidentes han evitado las críticas acudiendo a mítines de partido en aeronaves privadas alquiladas para el acto y no en el Falcon oficial. 

Lo que ha hecho el PSOE para Pedro Sánchez, alquilar un avión de inferiores características al que le corresponde como presidente de Gobierno es impensable en un país como Estados Unidos. Allí, Donald Trump vuela habitualmente en el Air Force One, un Boing 747, que es una mini Casa Blanca en el aire con capacidad para una veintena de personas. El mandatario reconoció al iniciar su mandato a la revista 'Rolling Stone' que su Boeing 757-200, al que llama cariñosamente T- Bird, era para él mejor que el aparato que le correspondía como presidente, pero que por razones de seguridad nunca se le ocurriría volar un ningún avión que no fuera el Air Force One. 

Un parque de aviones 'envejecido'

Hay que recordar que el Falcon de Sánchez sufrió hace unos meses un fallo de seguridad en plena maniobra de despegue. Tal y como se contó en estas páginas, el avión del presidente intentaba despegar con destino a Valencia cuando un piloto rojo indicaba que el aparato no se encontraba en perfectas condiciones. La decisión que tomó la tripulación fue abortar el despegue y regresar a la dársena. La avería detectada hacía desaconsejable la maniobra. Sánchez cogió el segundo Falcon y ya sí voló sin problemas a la capital levantina.

Desde que desembarcó en Moncloa, Sánchez ha recibido críticas a diestro y siniestro por el gasto excesivo. Sin embargo, su equipo se ha defendido  asegurando que no está haciendo nada diferente a lo que hacían sus predecesores en el cargo. Respecto a los gastos en la vivienda particular de la familia presidencial, fuentes gubernamentales aseguran que el gasto ascendió a 1.388 euros, lo que supuso pintar la casa, un colchón para el matrimonio y una cama doble de Ikea para las visitas que puedan recibir las hijas de Sánchez y Begoña Gómez.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios