Certificado

¿Cuánto dinero de la pensión se lleva el IRPF? Este documento te lo dice

Las prestaciones públicas están consideradas rendimientos del trabajo y, al igual que los salarios, están sometidas a retención siempre que la cuantía supere el importe anual legalmente establecido.

El IRPF se lleva una parte de la pensión de jubilación.
El IRPF se lleva una parte de la pensión de jubilación.
Canva.

Los casi 10 millones de pensionistas que reciben cada mes una prestación pública, ya sea contributiva o no contributiva, deben tributar por el IRPF por esos ingresos de igual manera que los trabajadores asalariados, computan como rendimientos del trabajo. Esto implica que de la cuantía total que se percibe de pensión, una parte se retiene en concepto de IRPF

Para conocer el importe exacto retenido a efectos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas durante el último ejercicio, los pensionistas pueden solicitar el 'Certificado de retenciones e ingresos a cuenta del IRPF'. Este documento sirve para cualquier prestación percibida de la Seguridad Social, abonadas por el INSS y el ISM. 

La Sede Electrónica de la Seguridad Social permite obtener este certificado a través de Internet y sin tener que acudir físicamente a ninguna oficina pública, la opción más idónea dada la situación actual. No obstante, esta opción exige que el pensionista cuente con certificado electrónico o con usuario y contraseña en el portal. 

Una vez dentro, el interesado deberá acceder al apartado 'Ver tu pensión' y elegir en la columna de la derecha 'Certificado de retenciones IRPF'. De esta manera el pensionista puede obtener el documento, imprimirlo o guardarlo.

Hasta el decreto de estado de alarma las oficinas de la Seguridad Social también permitían realizar este trámite de forma presencial, remitiendo el documento correspondiente completado. Ese papel, que permite solicitar otros certificados como la acreditación de la condición de pensionista o el certificado del importe mensual, se puede obtener en la página web de la Seguridad Social en el apartado de pensionistas. En concreto, habrá que seleccionar 'Servicios', 'Solicitudes y comunicaciones' y 'Solicitud de certificados'. Una vez descargado el documento se deberá indicar con una cruz el certificado que se quiere obtener. 

¿Qué porcentaje se retiene?

La cuantía que se retiene en concepto de IRPF varía según el importe total de la prestación y de las circunstancias personales del beneficiario. Además, pese a que se retenga un porcentaje al abonar la pensión, en la declaración de la renta se podrá ajustar ese importe en función de las características personales.

La retención del IRPF en la nómina o, en este caso, en la pensión, supone un anticipo del IRPF, es decir, es una previsión que realiza Hacienda sobre los impuestos que deberá pagar el contribuyente. Pero la estimación puede que no sea correcta y el ajuste se realice en la declaración de la renta que se realiza durante los meses de abril y junio. Hay que tener en cuenta las posibles deducciones y retenciones que por el hecho de ser pensionista se pueden aplicar. Así, por ejemplo, el mínimo del contribuyente de manera general se establece en 5.550 €, mientras que para mayores de 65 años se incrementa en 1.150€ y adicionalmente en 1.400 €, si tiene más de 75 años.

Si el pensionista desea incrementar el porcentaje de retención puede solictarlo a través de la 'Solicitud de aplicación del tipo voluntario a efectos de las retenciones de IRPF'. Este documento permite indicar el porcentaje a aplicar, que siempre deberá ser superior al que se practica en ese momento. El mismo documento sirve para indicar lo contrario y finalizar con la aplicación del tipo voluntario. 

¿Qué pensiones están exentas?

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la tributación por el IRPF es obligatoria para rendimientos del trabajo superiores a 22.000 euros al año, o 12.643 si hay más de un pagador. Esta última situación se produce, por ejemplo, cuando un jubilado ingresa rentas de su plan de pensiones y la pensión pública. No obstante, el límite anual que obliga a tributar deja afuera a muchos pensionistas, especialmente no contributivos, con pensiones más bajas. 

Además de ese límite, las pensiones de orfandad, las derivadas de terrorismo, las de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez o las de pensión en favor de familiares, si ha sido reconocida como consecuencia de una incapacidad permanente en los grados de absoluta o gran invalidez o para menores de 22 años están exentas siempre de estas retenciones. 

Mostrar comentarios