Domingo, 21.04.2019 - 11:06 h
¿Habrá 'paguilla'? 

Valerio, Calviño y Montero echan cuentas para compensar a los jubilados por el IPC

Economía contempla ahora una inflación para diciembre inferior al 1,9% inicialmente previsto, lo que rebajaría la factura de la extra a pagar en 2019.

Magdalena Valerio
Valerio, Calviño y Montero echan cuentas para compensar a los jubilados por el IPC. / EFE

El Gobierno todavía no ha determinado si tendrá en cuenta la inflación del mes de noviembre o la de diciembre para compensar a los jubilados y demás pensionistas en caso de que se confirme que los precios han subido más que las pensiones y, por tanto, 9,6 millones de personas pierdan poder adquisitivo este año. Los ministerios de Trabajo, Economía y Hacienda monitorizan de cerca la evolución del Índice de Precios de Consumo (IPC) en la recta final del ejercicio para terminar de cuadrar la fórmula con la que calcularán la 'paguilla' compensatoria que la Seguridad Social abonará –siempre que el resultado de la ecuación le salga a pagar– a principios de 2019.

Si hace apenas una semana el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, explicaba a los medios de comunicación que la paga extraordinaria para compensar a los pensionistas por la inflación se calcularía con un IPC previsto para diciembre del 1,9%, ahora desde el ministerio de Trabajo matizan que el número dos de Magdalena Valerio empleó el adverbio "probablemente" cuando hizo referencia al uso del último mes del año para el cálculo de la 'paguilla'.

La realidad es que el Ejecutivo todavía no ha decidido qué mes va a utilizar como referencia. Y no es un dato menor. Cada décima de desviación de los precios respecto a la subida de las pensiones de este año (1,6%) tiene un coste para la Seguridad Social de 128,6 millones de euros. Por eso, cuanto más se acerque a ese porcentaje el dato elegido para el cálculo, menor será el coste para las arcas públicas, incluso, la factura podría reducirse a cero si la cifra es igual o menor a ese 1,6%.

No depende solo de Trabajo. Según confirman a La Información fuentes conocedoras del diseño de esta revalorización, el departamento que dirige Magdalena Valerio está echando cuentas conjuntamente con Economía y Hacienda. Es al equipo de Nadia Calviño al que corresponde hacer las previsiones de inflación, mientras el capitaneado por María Jesús Montero estima el impacto en el déficit público.

Por su parte, Economía ya no trabaja con las previsiones de hace un mes. Ante el desplome de la inflación por la caída de los precios de la luz y los carburantes, los técnicos del ministerio han rebajado el IPC de diciembre desde el 1,9% del que hablaba Granado hasta el "1,6% o 1,7%". Esto dejaría la factura de la paga compensatoria en 128,6 millones de euros (que se duplicarían, hasta 257,2 millones, si se consolidan en nómina) o en cero, si el dato final se queda en el rango más bajo de las previsiones.

La Seguridad Social podría ahorrarse así varios cientos de millones de euros desde la estimación inicial, en la que una hipotética desviación de tres décimas le costaría un total de 772 millones en el conjunto de 2019, a razón de 386 millones por la 'paguilla' que se abonaría entre enero y febrero y otros 386 de la consolidación en la nómina mensual.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) no confirmará el IPC de noviembre hasta el próximo día 14, y hasta el 28 no avanzará el dato de diciembre. De momento, tras un inesperado descenso que pilló por sorpresa a los analistas, la tasa anual del índice se situó el mes pasado en el 1,7%. Para este último mes del año, el dato es incierto. Si la inflación baja, el Gobierno no tendrá que abonar ninguna paga compensatoria, pero los economistas no ven descabellado un repunte de los precios en lo que queda de ejercicio.

"No descarto que los precios puedan volver a subir en diciembre, cuando se produce un escalón en la antesala de las rebajas de enero", vaticina el economista jefe de Civismo, Javier Santacruz, quien cree que "todo dependerá de la volatilidad del mercado eléctrico y del petróleo".

Incluso, no son descartables escenarios más comprometidos para la sostenibilidad del sistema de las pensiones. Si el IPC se fuera en diciembre al entorno del 2%, la Seguridad Social tendría que gastarse más de 1.000 millones de euros extra el año que viene. Siempre teniendo en cuenta que la compensación se consolida en la nómina mensual.

A la espera de que el Gobierno comunique qué mes va a elegir finalmente para completar la ecuación, la diferencia podría estar en una décima (y en 257,2 millones de euros). La tasa anual de inflación más factible para Santacruz en diciembre es un 1,8%. En ese caso, sería más conveniente para las arcas públicas el dato de noviembre. Habrá que esperar a que los equipos de Valerio, Calviño y Montero den a conocer la fórmula final, algo que podría suceder previsiblemente la semana que viene y, en todo caso, antes de que acabe el año.

Ahora en Portada 

Comentarios