Jueves, 21.11.2019 - 02:19 h
Alza de las pensiones en 2020

¿Cuánto subirá la pensión del jubilado? En el mejor escenario, 20 euros al mes

En la hipótesis más prudente las prestaciones se revalorizarán solo el 0,25% que fija la ley, lo que se traducirá en menos de tres euros mensuales.

PENSIONES REVALORIZACIÓN
 

Aunque en público el Gobierno en funciones se resiste a concretar cuánto presupuesto destinará a la subida de las pensiones del próximo año, el Ministerio de Trabajo contempla desde hace semanas un escenario base de revalorización del 1,8%, según reveló La Información. Esto, en dinero directo al bolsillo, se traduce en un incremento de algo más de 20 euros en la paga mensual del jubilado medio, que ahora cobra una pensión de 1.140,7 euros, de acuerdo con la última nómina mensual de septiembre. Eso, en el mejor de los casos. De momento, en ausencia de un mecanismo legal que habilite al Ejecutivo en funciones para subir las prestaciones más de lo que marca la ley, el alza será solo del 0,25%, o lo que es lo mismo para la paga media de los jubilados: menos de tres euros.

Encarando ya el último trimestre del año, la incertidumbre en torno a la subida de las pensiones en 2020 es total. Pero hay algo que el propio presidente en funciones, Pedro Sánchez, ha dejado claro: en diciembre los pensionistas verán cómo se aprueba la revalorización de sus prestaciones para el año que viene en base al IPC real. El cómo, por ahora, es un misterio. Si se consigue formar Gobierno antes de que acabe el año se garantizará por real decreto ley; en cambio, si persiste el bloqueo a la investidura se buscará la fórmula legal que permita activar la subida estando en funciones y, si no es posible, se aplicará ya entrado el próximo año con carácter retroactivo a 1 de enero.

¿Cuánto subirán las pensiones? Es el otro gran misterio, y el que tiene en vilo a nueve millones de pensionistas (y votantes). La clave está en la evolución de los precios, el problema es que en estos momentos el Gobierno no dispone de estimaciones oficiales de IPC. La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha pedido esperar a la previsión de inflación para cifrar la subida. Sin embargo, su departamento trabaja ya en una referencia del 1,8%, según consta en los proyectos normativos en los que han venido avanzando a nivel interno a la espera de la actualización del cuadro macro. Desde la Seguridad Social recalcan que se trata simplemente de una proyección a futuro de la subida media que se espera que experimenten las pensiones en los próximos años.

Esa cifra, en cualquier caso, se situaría muy por encima de la previsión de inflación del consenso de los analistas de Funcas, que se queda en el 1%. También es más elevada que el deflactor del consumo privado (el indicador más parecido para medir la evolución de los precios) que comunicó el Gobierno a Bruselas en abril: 1,4%. Y, por supuesto, rebasa de largo el 0,25% que marca la ley que deben subir las pensiones siempre que persista el déficit del sistema de la Seguridad Social, como es el caso. Y, ¿cómo quedarían las pensiones en cada uno de esos escenarios?

[Te interesa leerCuatro claves para ponerse al día con los ahorros para la jubilación]

'Resucitar' el 0,25%

En el estado actual de las cosas, si el Gobierno no consigue concretar sus aspiraciones en una herramienta legal antes de que acabe el año se verá obligado a 'resucitar' el 0,25%. Hay que recordar que las pensiones subieron excepcionalmente con el IPC en 2018 y 2019 porque Mariano Rajoy alcanzó un acuerdo 'in extremis' con el PNV para lograr su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado. Pero ahora, tal y como estableció la reforma de 2012, tendría que aplicarse otra vez la subida por la mínima. Esto supondría un incremento de la pensión media del sistema de apenas 2,5 euros al mes, desde los 993 actuales a poco más de 995 euros, y de la pensión media de jubilación de 2,85 euros, de 1.140,7 a 1.143,5 euros. 

Los expertos apuntan al 1%

Ahora bien, en un escenario en el que Sánchez gane las elecciones y consiga formar Gobierno antes de que acabe el año o en otro en el que la Abogacía del Estado dé por buena la aprobación de un real decreto ley aunque esté en funciones en diciembre, las pensiones subirán con el IPC. ¿Cuánto? Los analistas esperan como mucho una media anual del 1%, lo que elevaría la pensión media en 10 euros mensuales, hasta 1.003 euros, y la de jubilación en un promedio de 11,4 euros, hasta los 1.152 euros.

[Te interesa leer: Jubilación a los 70: por qué los españoles probarán antes la receta amarga de Aznar]

El cuadro macro dibuja un 1,4%

En ausencia de previsiones oficiales de inflación –el Gobierno español tiene que remitir a Bruselas el nuevo cuadro macro que acompañará al proyecto de Presupuestos para 2020 antes del próximo martes, 15 de octubre– el indicador que más se asemeja al IPC es el deflactor del consumo privado. En el Plan de Estabilidad elaborado en abril el departamento de Economía plasmó una proyección del 1,4% para el próximo año. En base a este escenario la pensión media subiría en 14 euros, hasta los 1.007, y la de jubilación en 16 euros, hasta 1.156,6.

Trabajo valora un 1,8%

Fuentes cercanas a Valerio confirmaban esta misma semana a La Información que en el marco de la actualización de las tablas de esperanza de vida están trabajando en un escenario de subida del 1,8%, en línea con las previsiones de la Comisión Europea, si bien matizaban que esta cifra no determina el alza real que vayan a experimentar las pensiones en 2020, entre otras cosas porque es algo que decidirá el próximo Gobierno. De cualquier manera, ese 1,8% inyectaría en los bolsillos de los jubilados 20,5 euros más mensuales, lo que dejaría la pensión media de jubilación en 1.161,2 euros. Para el total del sistema, la prestación media alcanzaría los 1.010,9 euros, 17,8 euros más al mes.

¿Cuánto costará?

Hay que tener en cuenta que cada décima de subida de las pensiones tiene un coste aproximado para las arcas públicas de unos 107 millones de euros. Esto implica que si la revalorización es del 0,25% el gasto subirá en 267 millones de euros; si es del 1% se incrementará en más de 1.000 millones; si es del 1,4% el repunte rozará los 1.500 millones; y si finalmente el alza es del 1,8%, como está valorando Trabajo, el desembolso anual se disparará en casi 2.000 millones de euros.

Cuanto más suban las pensiones, y en ausencia de una reforma que garantice la sostenibilidad del sistema, más difícil será rebajar el déficit de la Seguridad Social. Pero el Gobierno socialista está decidido a seguir garantizando el poder adquisitivo de los pensionistas. Es más, para este año se aprobó una subida del 1,6% a sabiendas de que superaría de largo la inflación. Así lo reconoció el propio Sánchez, que por aquel entonces estimaba que la inflación anual media se situaría en 2019 en el 1%. Ahora los analistas estiman entre un 0,7% y un 0,8%, lo que significa, en la práctica, que el Gobierno se ha gastado entre 800 y 900 millones de euros más de los necesarios para que los jubilados mantengan intacta su capacidad de compra.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING