Miércoles, 27.05.2020 - 11:34 h
El objetivo era el 2%

Sánchez dispara el déficit hasta el 2,7% y se queda sin margen para salir de la crisis

La relajación de los controles presupuestarios alienta que las AAPP gasten 8.000 millones más de lo previsto. El PIB crece al menor ritmo en un lustro

El sector público español gastó el año pasado 33.223 millones de euros más de lo que ingresó. Más allá de la cifra 'gruesa' resulta que por primera vez desde la crisis esa cuantía fue superior a la del ejercicio anterior, quebrando por primera vez en casi una década el esfuerzo de contención de las Administraciones Públicas para devolver sus cuentas a la senda del equilibrio presupuestario. Según los datos publicados este martes por el INE, el saldo final arroja un deficit presupuestario del 2,7% del PIB, dos décimas superior al 2,5% registrado en 2018 y sobre todo siete décimas por encima del objetivo -significativamente menos exigente que el marcado por la senda pactada con Bruselas- que se había marcado el Gobierno de Pedro Sánchez para el ejercicio.

Las AAPP españolas gastaron, por tanto, en torno a 8.000 millones de euros más respecto a lo acordado con Bruselas. El asunto puede parecer una minucia en el contexto del coronavirus, pero tiene su relevancia porque estrecha de forma significativa el margen fiscal del que va a disponer el Gobierno tanto para dar respuesta a la crisis como sobre todo para poner encima de la mesa las medidas de estímulo que correspondan cuando todo esto pase para estimular la reactivación de la economía. No es una valoración, es la concreción de una advertencia que desde hace años vienen haciendo los organismos internacionales y otros domésticos como el Banco de España respecto a la necesidad de haber aprovechado -ahora ya es demasiado tarde- los años de bonanza para acelerar el retorno de las cuentas al equilibrio y constituir un colchón fiscal para tirar de él en momento como éste. 

Ni el Gobierno de Rajoy ni después el Gobierno de Sánchez lo han tomado en cuenta y ahora sucede que España tendrá que enfrentar el esfuerzo de gasto por el coronavirus partiendo de un déficit público próximo al 3% y con una deuda pública en el filo del 100% del PIB.

La nueva senda de estabilidad presupuestaria aprobada por el Gobierno, y validada en febrero por el Congreso y definitivamente por el Senado en marzo, fija unos objetivos de déficit público del 1,8% del PIB este año, del 1,5% en 2021, del 1,2% en 2022 y del 0,9% en 2023, con lo que se relajan las metas en vigor del Gobierno del PP, que establecía un 0,5% para este año y estabilidad presupuestaria desde 2021.

Por administraciones, establece para este año una meta del 0,5% del PIB para el Estado, del 1,1% a la Seguridad Social y dos décimas para las comunidades autónomas, frente al equilibrio presupuestario de los entes locales. En cuanto a la deuda pública, tras cerrar 2019 en el 95,5% del PIB, cuatro décimas por debajo de la meta que se había marcado el Ejecutivo, ha fijado un objetivo del 94,6% para este año.

Crecimiento más débil en un lustro

La economía española creció un 2% en 2019, cuatro décimas menos que en 2018 y su menor alza desde el ejercicio 2014, tras avanzar en el último trimestre del año pasado un 0,4%, lo mismo que en los dos trimestres precedentes pero una décima menos de lo esperado, según la Contabilidad Nacional Trimestral publicada este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y recoge Europa Press.

Con el crecimiento del 2% logrado en 2019, la economía española suma seis años de avances, aunque el del año pasado haya sido el menor desde 2014, cuando el PIB creció un 1,4%. El máximo de este periodo de seis años se alcanzó en 2015, con un crecimiento del 3,8%.

Según el INE, el crecimiento del 2% logrado en el conjunto del año pasado se debe a una aportación de la demanda nacional de 1,5 puntos, frente a los 2,6 puntos de 2018, en tanto que la demanda externa contribuyó con medio punto al avance del PIB, después de restar algunas décimas en 2018. El valor del PIB a precios corrientes en 2019 se situó en 1.245.331 millones de euros, un 3,6% superior al de 2018.

El último trimestre, peor de lo esperado

Por su parte, en el cuarto trimestre de 2019 se registró un crecimiento del 0,4%, lo mismo que en el segundo y el tercer trimestre, aunque una décima por debajo de los datos que avanzó el INE a finales de enero. Con este avance trimestral del PIB se acumulan ya 25 trimestres consecutivos de alzas.

Por su parte, la tasa interanual del PIB se situó en el 1,8% en el cuarto trimestre de 2019, una décima por debajo de la del tercer trimestre y lo mismo que había previsto Estadística hace dos meses. El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, aumentó a un ritmo interanual del 2% en el cuarto trimestre del año pasado, dos décimas más que en el trimestre anterior, lo que supone la creación en un año de 358.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING