Ajustes energéticos

Por qué va a cambiar la factura de la luz a partir de junio: razones y objetivos

Este nuevo recibo irá acompañado de varias modificaciones. La más destacada es la aplicación de tres tamos de discriminación horaria, conocidos como punta, llano y valle, que marcarán el precio final.

Una mujer revisando sus facturas de la luz.
Una mujer revisando sus facturas de la luz.
©[Yacobchuk] a través de Canva.com

El próximo 1 de junio se establecerá una nueva factura de la luz. Este sistema estará marcado por los peajes, es decir, los costes que sufragan las redes de suministro de la electricidad y que son fijados por la Administración. Estos suelen afectar al precio de consumo y a la potencia de electricidad contratada, aplicando hasta un 40% en cada pago. 

Además, los clientes tendrán que considerar factores como los costes regulados, el margen de la comercializadora y otros impuestos como el de la electricidad (IE) o el propio IVA, que ya se aplican actualmente. El fin de estos cambios será facilitar a los consumidores el entendimiento del recibo que de momento no resultaba una tarea sencilla.

A partir de la fecha señalada los clientes deberán controlar su consumo, puesto que costará más o menos según los tres tramos de discriminación horaria. La hora punta será la considerada más cara, de 10:00 a 14:00 horas y de 18:00 a 22:00 horas. El resto, llano y valle, tendrán un precio menor. Este último periodo se aplicará también en días festivos y fines de semana. Pero, ¿a qué se deben estas modificaciones?

Motivos del cambio

Todo este proceso forma parte de un proceso de descarbonización de la economía española para conseguir la sostenibilidad del sistema eléctrico. Aunque se anunció la intención de implementarlo a inicios de 2020, tuvo que retrasarse como consecuencia de la crisis sanitaria. Desde la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) apuestan por un consumo más eficiente que reducirá los costes de la electricidad.

Según detalla el Gobierno en un comunicado, "a través de esta estructura tarifaria se pretende incentivar el traslado del consumo eléctrico desde las horas de máxima demanda eléctrica a otras en las que las redes de transporte y distribución se encuentran menos saturadas". 

Asimismo, permitirá reducir nuevas inversiones en las infraestructuras. De manera que se aplicarán menos costes a los consumidores, que suelen ser quienes las sufragan mediante las facturas, y se evitarán otros inconvenientes medioambientales que generan estas industrias.

Por otro lado, los propios consumidores tendrán la posibilidad de optimizar su factura, ajustando lo que tienen contratado a lo que realmente consumen. El objetivo principal de la aplicación de una nueva factura de la luz es fomentar el ahorro energético, la eficiencia, el autoconsumo y el uso de energías más limpias, por ello, es esencial que los clientes estén informados al respecto.

Mostrar comentarios