Un trayecto de tres horas

Portugal planea conectar Madrid y Lisboa con trenes de alta velocidad en una década

El Gobierno luso aprueba su hoja de ruta para finalizar las obras de la red de alta velocidad que conecta ambas capitales en el año 2034, con el fin de dar una alternativa a los vuelos diarios y reforzar su conexiones con España.

Obras ferroviarias en Extremadura
Portugal planea conectar Madrid y Lisboa con trenes de alta velocidad en una década
ADIF

El nuevo Gobierno portugués liderado por Luis Montenegro ha formalizado su deseo de culminar en una década la finalización del enlace ferroviario de alta velocidad entre Lisboa y Madrid. La hoja de ruta del Ejecutivo luso pasa por conectar ambas capitales en 2027 con un trayecto de seis horas de duración, que se reducirá a tres en 2034 cuando espera concluir las obras de la red de alta velocidad.

Su conexión comienza con las obras de la primera línea de alta velocidad lusa, que Portugal espera tener operativa el año que viene para conectar con Lisboa con la localidad de Elvas -en las proximidades de Badajoz- en dos horas, que podrán acortarse a una en diez años. Según las bases consultadas del proyecto, esta línea de alta velocidad tendrá plena complementariedad con el ancho, suministro eléctrico y sistemas de señalización de la red ferroviaria convencional y la red ferroviaria española.

Este plan, aprobado este martes en el Consejo de Ministros del país vecinos, también contempla unir Vigo con Oporto en 50 minutos, y esta última con Lisboa en una hora y quince minutos. Con estas alternativas, se podrían reducir los 40 vuelos diarios entre Lisboa y Madrid y una veintena entre Oporto y Lisboa. Para llevarlo a cabo, el Gobierno de Luis Montenegro ha ordenado a Infraestructuras de Portugal -empresa estatal lusa que se encarga de la gestión, mantenimiento y explotación de la red estatal de ferrocarriles- que concluya los estudios para la tercera travesía del Tajo y para la alta velocidad entre Lisboa y Madrid.

Según recoge el comunicado del Consejo, "los calendarios de las inversiones serán compatibles con España, para garantizar una ejecución coordinada y oportuna del proyecto, optimizando plenamente la disponibilidad de financiación europea". Entre los deberes pendientes, Portugal señala que deberá firmar con España y la Comisión Europea la decisión de implementación relativa a la conexión de alta velocidad ferroviaria entre las dos capitales.

El nuevo Ejecutivo portugués ha incluido este proyecto en el marco de la construcción de un nuevo aeropuerto en la región de Lisboa, que estará ubicado en Alcoche, a unos 40 kilómetros de la capital, y de un puente sobre el río Tajo, que será el que garantice la unión con Madrid. Los planes ferroviarios se han vuelto urgentes ante la necesidad de garantizar la accesibilidad del nuevo aeropuerto. 

Renfe, Ouigo e Iryo vigilan la apertura de la red

Precisamente, esta apuesta de Portugal por apuntalar su red ferroviaria y mejorar sus conexiones con España han elevado el atractivo de este mercado para los principales actores que componen la escena ferroviaria española. Si bien Renfe no esconde su interés por expandir sus servicios al país vecino en el marco de su ofensiva internacional, sus rivales sobre las vías de alta velocidad española, Ouigo e Iryo, abren la puerta a plantarle batalla en la nueva red lusa.

Mostrar comentarios