Domingo, 20.10.2019 - 01:11 h
Reino Unido se prepara ante la ruptura

Pizzas, aspirinas... el miedo provoca el acopio de los preparacionistas del Brexit

Cajas de emergencias, grupos en Facebook con consejos de aprovisionamiento... la psicosis se apodera de los británicos y un 20% acumula alimentos. 

Los británicos hacen acopio de fármacos que causa desabastecimiento en otros lugares.
Los británicos hacen acopio de fármacos que causa desabastecimiento en otros lugares. 

El desabastecimiento de productos de primera necesidad -desde alimentos y bebidas a fármacos y combustibles- se convertirá en uno de los principales problemas para los ciudadanos británicos si se produce un  brusco portazo de Boris Johnson a la Unión Europea. Ni siquiera su Gobierno lo oculta y en un informe interno de apenas cinco páginas, que se vio obligado a sacar recientemente a la luz, ha dejado patente que el acceso a un buen número de fármacos será imposible y que se producirá un importante aumento en los precios de los alimentos y del combustible si el divorcio es traumático. La siguiente consecuencia será el descontento social y los desórdenes.

La psicosis ante la falta de lo más básico ya se ha extendido entre buena parte de la población británica, que hace acopio masivo de alimentos y medicinas, y entre algunas de las grandes empresas, que dependientes del suministro exterior acumulan materias primas ante un futuro bastante incierto. Mientras, las cadenas farmacéuticas británicas hacen su agosto, acumulan referencias y se convierten en parte del problema de desabastecimiento de medicamentos nen otras partes del mundo.

Los 'preparacionistas del Brexit' no temen una hecatombe nuclear ni preparan un refugio ante una lluvia radiactiva, acumulan aspirinas, alimentos congelados e instalan grandes tanques de agua en su jardín en previsión de una ruptura brusca y del caos que podría generar en la distribución. El Reino Unido importa de la Unión Europea cerca de una tercera parte de sus alimentos y muchas empresas dependen del suministro europeo, que se podría ver casi totalmente colapsado sobre todo los primeros días del Brexit. 

Incluso se han creado grupos en las redes sociales entre los más pesimistas. Durante meses ha estado muy activo en Facebook un grupo llamado 48 Percent Preppers (Preparacionistas del 48%) —el porcentaje de gente que votó a favor de permanecer en la Unión Europea en el referéndum de 2016— que cuenta con más de 11.000 miembros. Entre la información que ha proporcionado hay un folleto, Alistándonos Juntos, que describe algunos de los riesgos: menor abastecimiento de combustible y petróleo, escasez de alimentos y medicamentos, y compras de pánico que ocasionan racionamiento. Su última recomendación es abastecerse de tres días de comida de larga duración y 48 horas de agua embotellada "por si acaso", insistiendo en que se eviten las compras excesivas.

También algunas empresas como Emergency Food Storage, que suministra a ONGs y al sector público británico, ha dado respuesta al miedo al desabastecimiento con su 'caja para el Brexit', que contiene alimentos liofilizados y productos para situaciones extremas, como sistemas de filtrado agua o para elaborar combustible de forma casera, todo por 339 libras, 388 euros.

Las advertencias y su efecto

Muchas asociaciones sectoriales, laboratorios farmacéuticos, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y diferentes políticos y responsables británicos llevan meses alertando de la situación que se avecina, unas advertencias que han hecho mella en buena parte la población. Algo más de 11 millones de ciudadanos del Reino Unido -uno de cada cinco británicos- está almacenando comida, bebidas y medicinas ante el temor al desabastecimiento. Los datos forman parte de un informe elaborado recientemente por la compañía financiera Premium Credit. En total, se han gastado más de 4.200 millones de euros en aprovisionarse de alimentos -fundamentalmente-, bebidas y medicinas, una cifra prácticamente idéntica a la que generan las exportaciones agroalimentarias de España al Reino Unido, que precisamente están en riesgo por el Brexit.

Tampoco las grandes empresas son ajenas al problema que supone en sus suministros la ruptura prevista para el 31 de octubre, cuando termina la actual prórroga. Pets at Home, la distribuidora minorista de alimentos para mascotas más grande del Reino Unido, con más de 370 tiendas y 6.000 empleados, y que cotiza en la Bolsa de Londres, gastará ocho millones más en proveerse de existencias para no fallar a sus clientes. La compañía es dependiente del exterior y el 17% de sus productos provienen de fuera del Reino Unido.

La iniciativa de Pets at Home es similar a la que recientemente ha llevado a cabo Domino's Pizza. El gigante de la pizza se ha gastado más de 7,5 millones de euros en el acopio de ingredientes, adelantándose a los efectos de la ruptura en el suministro de alimentos y/o en el encarecimiento de estos, debido a la volatilidad de las divisas. 

Quién nos deja sin medicamentos

Carlos Gallinal, vicepresidente de Federación Española de Farmacéuticos Españoles (FEFE), ha asegurado a La Información, que entre las causas del desabastecimiento de medicamentos, que ha dejado a las farmacias españolas sin más de medio millar de tratamientos, aunque para la mayoría de ellos existen alternativas similares, tiene que ver con el acaparamiento que se está produciendo en el Reino Unido. "Ante los problemas arancelarios que puede puede provocar un Brexit duro, algunas grandes cadenas británicas, como Boots -con 2.500 establecimientos, casi 59.000 trabajadores y con un gran potencial de compra-, han decidido hacer acopio de determinados fármacos. Desde el punto de vista empresarial es una opción correcta, pero desde el ético desde luego no".

El Reino Unido importa a los países de la Unión Europea 37 millones de paquetes de fármacos, mientras la UE vende a los británicos 45 millones de paquetes, un comercio que está en riesgo. La EMA asegura que ha finalizado las autorizaciones para casi todos los 400 medicamentos bajo su vigilancia que necesitaban más autorización debido a la inminente salida de Reino Unido, pero la autorización está pendiente para tres medicamentos que necesitan licencias a escala de la UE. Mientras, 6.000 medicamentos necesitan pasar por un nuevo proceso de licencia después de que se produzca la ruptura.

Ahora en Portada 

Comentarios