Jueves, 18.10.2018 - 05:35 h
Arranca la negociación de las cuentas de 2019

Los socios de Sánchez complican los PGE: ERC, PDeCAT y Compromís piden gestos

Los independentistas catalanes exigen negociar por los presos y los valencianos solicitan inversiones y que se compense el déficit fiscal.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias firman el acuerdo de Presupuestos Generales del Estado
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias firman el acuerdo de Presupuestos / EP

Los socios de la moción de censura avisan al Gobierno: si no cede no habrá Presupuestos. El acuerdo firmado por Sánchez e Iglesias el pasado jueves no es suficiente para sacar adelante las cuentas públicas de 2019, por lo que el Ejecutivo deberá seguir trabajándose al resto de los colaboradores con los que contó para echar al PP del poder. Los independentistas catalanes ya han puesto sus cartas sobre la mesa, los presos, y ahora Compromís habla de transferencias económicas si quiere su 'sí' en el Congreso.

ERC ya avisó de sus condiciones y ahora es el PDeCAT quien lo hace. Si Sánchez quiere su voto favorable a los Presupuestos deberá mojarse por los presos independentistas. Lo ha afirmado el presidente de la formación, David Bonvehí, en una entrevista con RAC 1 regida por la agenda Efe. Bohenví ha asegurado que por ahora su formación descarta apoyar al Gobierno central ya que antes debe haber "cambios" en la situación de "presos, exiliados y autodeterminación".

Bonvehí ha destacado que "parece finalmente" que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez "ha entendido que debe moverse" para ofrecer alguna solución política a Cataluña, aunque ha apostado por "cobrar por avanzado", porque "ya nos fiamos" de las declaraciones públicas. Tal cual están las cosas en este momento, ha advertido, aún sin avances en cuanto a "presos exiliados y autodeterminación", los ocho diputados del PDeCAT en el Congreso votarían 'no' a los Presupuestos estatales.

Compromís pide medidas económicas

Otro socio de la moción de censura, Compromís, también pone sus condiciones. El partido valenciano valora de forma positiva el acuerdo con Unidos Podemos el jueves, que ha calificado como "el más ambicioso de la democracia a nivel social", pero ha afirmado que si el Gobierno central quiere su apoyo deberá realizar inversiones en la Comunidad Valenciana equivalentes a su peso en el PIB español (el 10%) y que se compense el déficit fiscal de 1.350 millones que padece la región.

En declaraciones a Servimedia del portavoz adjunto de la formación en el Congreso, Ignasi Candela, Compromís valoró que si el Ejecutivo no atendiera sus demandas "se complicaría mucho" su apoyo a los Presupuestos y "se plantearía el 'no' o la abstención". Candela también reclamó "mecanismos para compensar el déficit de ingresos que tenemos" y así poder ejecutar en la comunidad políticas sociales. 

Sánchez es optimista

En una conversación informal con periodistas, Sánchez insistió ayer en el Palacio Real que confía en sacar adelante las cuentas públicas. Subrayó que para ello necesita el apoyo de la mayoría simple de la Cámara, una situación que -según recordó- ya superó en su día el expresidente José María Aznar. No obstante, esa opción supone que el presidente cuenta con tener que ir a una segunda vuelta en la votación del Congreso.

El jefe del Ejecutivo se mostró confiado en que Bruselas dé su visto bueno al borrador de proyecto presupuestario que le remitirá el lunes, basado en el acuerdo al que llegó con Podemos, sobre todo porque permitirá crear empleo y cumplir a la vez los objetivos de déficit y deuda.

A pesar de las reticencias iniciales, el presidente aseguró que espera contar con el apoyo de los partidos nacionalistas y ha advertido que no es mas difícil "ERC que el PDeCAT". A pesar de la falta de prisa que mostraba el presidente este viernes en la recepción real, fuentes de Moncloa han admitido esta misma semana que la prioridad ahora es ERC, la formación que lidera desde la cárcel Oriol Junqueras. Incluso ya se habrían enviado mensajes al resto de los ministros y los diputados socialistas en el Congreso para intentar atraer a la formación catalana de izquierdas.

El Gobierno quiere convencer a ERC de la necesidad de aprobar unos Presupuestos de izquierdas y crear un bloque progresista con PSOE y Unidos Podemos. Una vez lograda esa vía, sería más fácil atraer hacia un acuerdo a PDeCAT y así como a Compromís. El presidente del Gobierno advirtió que también le gustaría cerrar acuerdos con el PP y Cs, aunque no lo ve posible porque ambos partidos, a su juicio, han entrado en una deriva de cierta radicalización y de no hacer oposición de Estado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios