El Tribunal de Cuentas critica la gestión del Ayuntamiento de Teruel entre 2006 y 2009

El Tribuna de Cuentas, en su informe de fiscalización sobre la gestión económico-financiera del Ayuntamiento de Teruel en el periodo 2006-2009, critica la actuación de la corporación municipal durante esos años porque la deuda aumentó, no se cumplían los planes de saneamiento y los presupuestos inflaban las partidas de ingresos.

TERUEL, 14 (EUROPA PRESS)

El Tribuna de Cuentas, en su informe de fiscalización sobre la gestión económico-financiera del Ayuntamiento de Teruel en el periodo 2006-2009, critica la actuación de la corporación municipal durante esos años porque la deuda aumentó, no se cumplían los planes de saneamiento y los presupuestos inflaban las partidas de ingresos.

El informe del Tribunal de Cuentas estudia el periodo 2006-2009, que se corresponde con el final de la legislatura de la socialista Lucía Gómez como alcaldesa y la primera parte del mandato de Miguel Ferrer (entonces en el PAR) al frente del consistorio.

El alcalde de Teruel, Manuel Blasco, ha asegurado que se ha rectificado esa gestión, aunque ha indicado que "era algo que se hacía en todas las instituciones". También ha apuntado que "no se detecta la exigencia de responsabilidades contables o penales para nadie".

En rueda de prensa, el alcalde ha detallado que el informe del Tribunal de Cuentas, que llegó este miércoles al consistorio turolense, "confirma que políticamente se inflaban los capítulos de ingresos, sobre todo en lo que se refería al Impuesto de Construcciones y Obras; había demasiadas sociedades municipales; la Gerencia de Urbanismo amplió la plantilla a la vez que disminuían los ingresos; el Ayuntamiento se metió en una desmesurada asistencia al crédito para financiar inversiones y el endeudamiento se aumentó en un 82 por ciento en cuatro años".

Asimismo, ha señalado que el análisis confirma que "los Planes de Saneamiento no cumplían con su cometido final porque no había medidas de ahorro". Además, Manuel Blasco ha manifestado que el informe apunta a que, en materia de personal, "se tomaban decisiones que contravenían la legislación estatal en cada ejercicio".

El alcalde ha apuntado que este informe sirve también para confirmar que "ahora se está haciendo bien" dado que "aunque es impopular hacerlo, se toman medidas para disminuir los gastos del Ayuntamiento". Así, ha opinado que lo ideal es comenzar a redactar los presupuestos "por el capítulo de ingresos con seriedad e intentar que los gastos se ajusten escrupulosamente a los ingresos".

En su opinión, la única política económica que puede aplicar un Ayuntamiento "muy endeudado" es pasar "una etapa de adelgazamiento, diciendo a la población que no se pueden seguir haciendo obras con cargo a crédito". AMORTIZAR DEUDA

Al mismo tiempo, Blasco ha señalado que "hay que dedicarse a la amortización de la deuda, porque es la única salida para que las cuentas se vayan equilibrando"; también "hay que cumplir los planes de ajuste que nos obligan a la reducción de sociedades (como ya se hizo con la fusión de Urban y Reviter) y tenemos que tener una política de personal rigurosa porque no podemos tomar decisiones al margen de la legislación estatal".

No obstante, Manuel Blasco ha asegurado que al hacer esta valoración sobre el informe del Tribunal de Cuentas "no pretendo meter el dedo en el ojo a corporaciones anteriores" porque "era una forma de hacer política en el Gobierno de Aragón, en el de España y en los municipios". Así, "sumados todos, ha hecho que la deuda y los problemas de España sean los que son".

Además, el alcalde ha indicado que "a diferencia de otras entidades públicas auditadas por el Tribunal de Cuentas, no se detecta la exigencia de responsabilidades contables o penales para nadie". Por ello, ha rechazado cualquier duda sobre posibles irregularidades, aunque "sí se puede hablar de falta de rigurosidad en el gasto o en el cumplimiento de algunas normativas estatales". YA NO SE PRODUCEN "VICIOS EN LA GESTIÓN"

De esta forma, el alcalde ha trasladado a los turolenses el mensaje de que "el Ayuntamiento ha tomado cartas en el asunto y ya no se están produciendo estos vicios en la gestión", en parte porque "la situación económica ya no permitía seguir con el endeudamiento", pero también porque "ya estaba en nuestro programa electoral".

Por último, Manuel Blasco ha apuntado que el pasado "fue un año de tremendos ajustes y ahora hay que cumplir el plan de ajuste para no volver a incurrir en lo de antes". Eso obliga, ha dicho, "a amortizar 6 millones de euros de deuda cada año, intentar no pasarnos en los gastos ordinarios y que lo presupuestado sea correcto con la realidad".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios