Profesionales solicitan incrementar el uso del símbolo de la conducción en los medicamentos para evitar accidentes

Profesionales solicitan incrementar el uso del símbolo de la conducción en los medicamentos para evitar accidentes

Profesionales sanitarios y de tráfico han reclamado un incremento del pictograma de la conducción que se muestra en los envases de los medicamentos con el objetivo de informar a los pacientes del tipo de fármaco que están utilizando y así evitar accidentes de tráfico, ya que muchos de ellos pueden tener un efecto sedante, producir alteraciones oculares, auditivas y vértigos y temblores.

Es la principal conclusión de la jornada sobre medicamentos, drogas y tráfico que ha organizado el Colegio de Médicos de Cantabria, moderada por el presidente de la entidad, Tomás Cobo, y que ha contado con la participación del presidente del Colegio de Médicos de Badajoz, Pedro Hidalgo, el presidente de la Comisión Deontológica del Colegio de Médicos de Badajoz, Mariano Casado, el jefe provincial de Tráfico de Cantabria, José Miguel Tolosa, y el comandante jefe de la Guardia Civil de Tráfico, Rubén Flores.

Según ha explicado Tolosa, el objetivo del símbolo es llamar la atención del usuario para que lea la información correspondiente. Los prospectos de los medicamentos ya contienen la advertencia de los efectos que pueden tener en quienes conducen o manejan maquinaria peligrosa.

En este sentido, Tolosa ha recordado que el Real Decreto 1345/2007, regulador del procedimiento de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos, estableció como obligatoriedad para la industria la incorporación en los envases de un pictograma sobre la conducción.

Aunque este símbolo no prohíbe la conducción, sí recuerda que es recomendable ver las propiedades de cada uno de los pictogramas, ya que se han dividido en tres categorías por colores. La primera (amarillo) tener cuidado; la segunda (naranja) tener mucho cuidado, y la tercera (en rojo) significa 'atención peligro, no conduzca'.

Por su parte, Hidalgo ha recordado que los medicamentos que potencialmente pueden afectar a la capacidad de la conducción son los ansiolíticos, antidepresivos, tranquilizantes, colirios o pomadas oftalmológica y anticatarrales y antihistamínicos.

También ha advertido sobre algunas planta medicinales como la valeriana, lúpulo, melisa y parsiflora, pues tienen efectos depresores del sistema nervioso central y pueden interferir con una adecuada capacidad de la conducción.

Según el presidente del Colegio de Médicos de Badajoz, el médico debe informar a los pacientes "porque tiene licencia para prescribir", de forma que sepan qué es lo que tienen que hacer y sus consecuencias en relación con el fármaco.

Por otra parte, Tolosa ha subrayado que el tráfico es un "problema de salud pública", y ha indicado que desde la década de los años 90 del siglo pasado ha descendido el número de fallecidos por la mejora de las carreteras y de los vehículos.

También se ha reducido el número de fallecimientos en los últimos cinco años, con 36 por cada millón de habitante actualmente frente a los 53 que había hace cinco años.

Según datos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, el 29,31% de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico en 2015 dio positivo en consumo de alcohol y un 13,64% en drogas ilegales, mientras el 11,44% dio positivo a psicofármacos.

Respecto a los peatones fallecidos por atropello, según los últimos datos, el 46,37% registró resultados positivos en sangre a drogas y/o psicofármacos y/o alcohol, mientras que el 53,63% dio negativo.

LIBRO

Durante la Jornada se ha presentado también el libro 'Medicamentos, drogas y tráfico' que ha sido publicado por el Colegio de Médicos de Badajoz. La obra, coordinada por Mariano Casado, que también es profesor de Medicina Legal de la Universidad de Extremadura, aborda las posibles dudas que puede plantearse al profesional médico ante la modificación de la Ley de Seguridad Vial, que establece la prueba salival como obligatoria en los controles de drogas en los conductores, aunque deja en manos de los facultativos la realización de otras en caso de no poder llevar a cabo la citada.

Por último, el comandante jefe de la Guardia Civil de Tráfico, Rubén Flores, realizó diversas pruebas con las herramientas utilizadas por la Benemérita para comprobar la existencia de drogas y alcohol en los conductores.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios