Sábado, 07.12.2019 - 05:42 h
Un reembolso no será suficiente

Bodas sin invitados, vacaciones rotas... las otras caras del cierre de Thomas Cook

Donald MacLeod había comprado tres billetes para viajar a Lanzarote en junio de 2020 y ahora no sabe si podrá disfrutar de sus vacaciones.

Thomas Cook
Thomas Cook tenía previsto un viaje a Lanzarote para junio de 2020. / EFE

La quiebra del turoperador británico Thomas Cook deja tirados a 600.000 turistas. 40.000 están en España y muchos todavía no saben cómo volverán. Muchos se han enterado en mitad de sus vacaciones y han corrido al aeropuerto para pedir información. El billete de vuelta que tienen en su poder no tiene valor. Algunos se han encontrado con el vuelo cancelado nada más entrar en los aeropuertos. Estos son los que, tirados en la terminal sin poder regresar, han hecho largas colas  entre quejas: "Esto es horrible", "es un día muy largo", "quiero llegar a mi casa ya". 

Bethany Main relata como su vuelo se retrasó por lo menos ocho horas y mientras esperan en el aeropuerto de Palma "donde hay más de 1.000 personas". Viaja con su pareja y su hijo de ocho años. Su testimonio, recogido por el diario The Guardian, no es el único. El diario británico recoge dos bodas truncadas por la quiebra de Thomas Cook. La primera de las historias de amor esperaban una sorpresa del touroperador por compartir el novio el apellido con la empresa.  Cook y Amelia Binch querían celebrar su boda en Rodas pero al estar contratada la ceremonia también con el operador todo está por ahora en el aire. 

La segunda boda truncada es la de Layton Roche y Natalie Wells. Ellos y su  medio centenar de invitados contrataron con Cook el viaje a Cos. Cuando iban camino del aeropuerto conocieron la noticia. Ahora volar hasta su lugar idílico para darse el Sí Quiero es mucho más caro que hace dos años, cuando planearon todo: "Los planes se han ido por el desagüe", relatan en el diario. 

Donald MacLeod también tenía todo preparado para viajar a Lanzarote en junio de 2020 cuando se enteró de que todos los viajes de Thomas Cook quedaban cancelados. MacLeod, originario de Glasgow, había comprado tres billetes para irse de viaje el próximo verano y ahora no sabe qué pasará con sus vacaciones, según relata a La Información. 

"Estuve viendo las noticias todo el fin de semana y hoy escuché la noticia. Desde entonces he intentado contactar con la compañía de tarjetas de crédito para exigir un reembolso", comenta. Sin embargo, MacLeod señala que lo que más le preocupa ahora es que los vuelos para ir a Lanzarote han subido de precio y no será suficiente con el reembolso que reciba.

Él había comprado solamente los tickets de avión con el operador británico, por lo que todavía tiene vigente la reserva de hotel y no sabe si podrá viajar y aprovecharlo. 

​El escocés se encuentra ahora a la espera de una solución por parte de la firma, al igual que los miles de personas que se quedaron con un viaje incompleto o cancelado en su totalidad. 

La sorpresa de todos los afectados llegó en la madrugada de este lunes, cuando la agencia de viajes anunció que estaba en la quiebra y que todos sus servicios quedaban inmediatamente cancelados. Ahora todos los afectados están a la espera de una solución tanto de la empresa como del gobierno británico. ​

Londres proyecta la mayor repatriación desde la segunda Guerra Mundial. En el aeropuerto de Palma se han desplegado 25 agentes de información. A las 14:00 horas salió ya el primer vuelo. Desde Thomas Cook han advertido que aquellos pasajeros a los que se les haya proporcionado un vuelo de repatriación y que regresen a Reino Unido por su cuenta, sin autorización de la Autoridad de Aviación Civil, no podrán reclamar el costo de los mismos salvo excepciones.

La quiebra de Thomas Cook marca el final de una de las empresas más antiguas de Reino Unido que comenzó en 1841 llevando a cabo excursiones en tren locales antes de sobrevivir dos guerras mundiales para ser pionera del turismo.

La empresa ahora administra hoteles, resorts y aerolíneas para 19 millones de personas al año en 16 países. Actualmente cuenta con 600.000 personas en el extranjero, lo que obliga a los gobiernos y a las compañías de seguros a coordinar una gran operación.

Paralizado por sus 1.700 millones de libras de deuda, Thomas Cook se ha visto afectado por la competencia en Internet. La ola de calor europea del año pasado también afectó a la empresa ya que los clientes pospusieron las reservas a última hora.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING