Según Helpmycash 

Esta es la razón por la que tu banco no quiere que uses tu tarjeta de débito

Este medio de pago se ha convertido, a raíz de la pandemia, en el favorito de los españoles, por delante del dinero en efectivo.

En caso de robo o duplicado de tarjeta, existen condiciones para que el banco de vuelva todo el dinero.
Esta es la razón por la que tu banco no quiere que uses tu tarjeta de débito
©[pixelshot] a través de Canva.com.

La mayoría de los españoles sale de casa con una tarjeta de débito encima. No es de extrañar, ya que hasta no hace mucho conseguir una tarjeta de débito gratis era muy sencillo en la mayoría de los bancos. Actualmente, hay alrededor de 49 millones en circulación en España, mientras que las de crédito suman unos diez millones menos, según datos del Banco de España.

Este medio de pago se ha convertido, a raíz de la pandemia, en el favorito de los españoles, por delante del dinero en efectivo. De acuerdo con una encuesta realizada por el regulador el pasado año, el 54,1% de los españoles afirma que la tarjeta de débito es el medio de pago que usa de forma más habitual.

Sin embargo, y a pesar de que los españoles prefieren pagar a débito, los bancos están empeñados en que usemos las tarjetas de crédito. ¿Por qué? La explicación es muy sencilla: ganan más dinero, según explican los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com

Las tarjetas de crédito son más rentables para el banco

Vayamos por partes. Aunque nosotros no nos demos cuenta, cada vez que pagamos una compra con tarjeta en un comercio el banco propietario del TPV recibe una compensación, llamada tasa de descuento. Esta comisión la paga el comercio. Al mismo tiempo, esta entidad le paga un porcentaje al banco que ha emitido la tarjeta con la que se ha efectuado la compra, llamada tasa de intercambio.

Si usamos una tarjeta de crédito para pagar nuestras compras en lugar de una de débito, el comerciante paga de media una comisión mayor al dueño del TPV y este, a su vez, le traslada una tasa superior al emisor de la tarjeta, señalan desde HelpMyCash. Resultado: la banca gana más dinero.

Para que nos hagamos una idea, la tasa de descuento media que pagaron los comerciantes durante el segundo trimestre de este año fue del 0,37% en las transacciones pagadas con una tarjeta de crédito y del 0,31% a débito, de acuerdo con el Banco de España. En cuanto a las tasas de intercambio, la media fue del 0,09% en las operaciones a débito (0,08% en los pagos de hasta 20 euros) y del 0,27% en los pagos a crédito (0,17% para importes de hasta 20 euros).

Pero hay otro motivo. Las tarjetas de crédito permiten pagar a plazos y hacerlo no sale, precisamente, barato. De media, cobran un interés cercano al 18%. Si bien es cierto que también permiten pagar a fin de mes sin intereses, la colocación masiva de este tipo de plásticos aumenta las posibilidades de que los consumidores acaben financiando una compra, algo que no ocurriría con una tarjeta de débito, apuntas fuentes del comparador.

Varios bancos ya han movido ficha para priorizar las tarjetas de crédito. Los clientes de CaixaBank, por ejemplo, solo reciben gratis la tarjeta de crédito MyCard, mientras que por la de débito, si la quieren, deben pagar 36 euros al año incluso si tienen su nómina domiciliada.

No obstante, esta tarjeta también permite pagar las compras a dos días sin intereses, además de a plazos. Bankinter sigue la misma estrategia: ofrece gratis la tarjeta de crédito y cobra 30 euros anuales por la de débito. Por otra parte, algunos bancos obligan a sus clientes a utilizar un mínimo la tarjeta de crédito para no pagar comisiones por la cuenta corriente.

¿Y si no quiero usar una tarjeta de crédito?

Hay solución. Basta con abrir una cuenta corriente en un banco que no cobre comisiones por la tarjeta de débito y que, además, no obligue a usar la de crédito para librarse de los gastos de mantenimiento de la cuenta, afirman los expertos de HelpMyCash. Un ejemplo es Abanca, cuya Cuenta Clara viene acompañada de una tarjeta de débito sin cuotas anuales para cada titular (un máximo de dos intervinientes). 

La cuenta online del banco gallego no tiene comisiones de mantenimiento y permite realizar toda la operativa por su web o su app (solo puede contratarse por Internet). Además, la entidad no exige domiciliar ni nómina ni recibos para no pagar comisiones. Otra alternativa es la Cuenta Corriente Open del banco online Openbank que tampoco tiene comisiones ni vinculación obligatoria e incluye una tarjeta de débito gratis para el primer titular. Admite hasta cinco intervinientes, pero solo el primero recibirá una tarjeta gratis.

Lo cierto es que una solución para aquellos que quieren disponer de una cuenta sin comisiones y sin vinculación con tarjeta de débito gratis es recurrir a las cuentas online, tanto de los bancos digitales como de los tradicionales. 

Otro ejemplo sería la Cuenta Online sin comisiones de BBVA, contratable por Internet y disponible solo para nuevos clientes, que puede abrirse con hasta dos titulares y cada uno dispondrá de su propia tarjeta de débito sin coste sin necesidad de domiciliar ni nómina ni recibos. Banco Santander, por su parte, ha estrenado una cuenta online recientemente muy similar a la del banzo azul. También está dirigida a nuevos clientes, no tiene comisión de mantenimiento ni vinculación obligatoria e incluye una tarjeta de débito gratis.

Mostrar comentarios