Nueva era en los Servicios Públicos de Empleo

Aspirar a funcionario o ser autónomo: el plan de Báñez para recolocar a parados

El Ministerio exigirá a las oficinas de empleo que exploren todas las alternativas posibles para encontrar trabajo a los parados, hasta recurrir a ETT

Fotografía Fátima Báñez, ministra de Empleo
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, quiere que los Servicios Públicos de Empleo exploren todas las alternativas posibles para colocar a los parados / EFE

Rastrear las ofertas que aparecen en los portales de empleo, orientar hacia el emprendimiento por cuenta propia, plantear las salidas profesionales que ofrece la Administración Pública o incluso dar a conocer las posibilidades de empleo que ofrece la Unión Europea, Fátima Báñez está decidida a convertir las oficinas públicas de empleo en auténticas agencias de intermediación laboral y para lograrlo va a exigirles que pongan a disposición de los desempleados la mayor variedad de alternativas posible para conseguirles una colocación adecuada a su perfil profesional.

La ministra está dispuesta a poner toda la carne en el asador. El nuevo esquema de funcionamiento del Sistema Público de Empleo construido a partir del Plan Anual de Políticas de Empleo de 2018 y la configuración de la Cartera Común de Servicios del Sistema medirá la eficacia de las oficinas de empleo de las diferentes comunidades autónomas a partir de su capacidad no sólo de colocar a parados sino también de ofrecerles la mayor cantidad de alternativas de empleo y condicionará los recursos económicos que reciban en el futuro a su mejor desempeño.

En este sentido, el Servicio Público de Empleo - pactado entre el Gobierno y las comunidades autónomas - exigirá a las oficinas de empleo a partir de este mismo año "la identificación de alternativas profesionales a partir del análisis motivado de oportunidades de empleo para los usuarios, en España, resto de la UE y ámbito internacional, a las que pueda acceder de acuerdo con su perfil profesional". 

El Ministerio de Empleo no se ha quedado en la formulación genérica de este principio sino que ha entrado en el detalle de lo que deberán hacer las oficinas de empleo. Por ejemplo, mejorar la capacidad de los desempleados de buscar empleo por su cuenta, ya sea mediante la realización de talleres para mejorar su conocimiento de la oferta laboral del mercado de trabajo o mediante la orientación profesional a la hora de elaborar un currículo.

Empleo quiere unas oficinas de empleo más activas, que no se limiten a trasladar a los demandantes de empleo las ofertas que las empresas les han hecho llegar. Dentro de la 'Acción de Intermediación Laboral' que deberán realizar los servicios regionales de empleo, el nuevo marco regulatorio del funcionamiento de éstos exige que el funcionario o tutor proporcione al parado información sobre los portales de empleo públicos y privados a los que puede acudir para rastrear ofertas que puedan corresponderse con su perfil laboral. Al Servicio de Empleo le corresponderá dar esa información y al parado acreditar que, al menos, se ha dado de alta en esos portales para ofrecer su perfil profesional al mercado.

El parado no sólo deberá disponer de la mayor cantidad de información disponible para tratar de encontrar un empleo, también tendrá que encontrarse con un volumen de ofertas de empleo razonable. Uno de los indicadores que Empleo va a empezar a utilizar para medir la eficacia de las oficinas públicas de empleo y, vinculada a esto, la financiación a la que tendrán acceso será la capacidad que demuestre cada una para atraerse a las empresas y configurar una cartera de ofertas de empleo más potente que la que manejan en la actualidad.

El emprendimiento o las oposiciones como una salida laboral

El itinerario estándar que se ofrecerá a los parados deberá contemplar también la opción de plantear al desempleado la posibilidad de que se presente a una oposición. En este sentido, el funcionario podrá informar al parado sobre las convocatorias, plazos de presentación y requisitos de participación para tomar parte en algún proceso de empleo público e incluso le podrá proponer de forma directa en su itinerario para el empleo la participación en un proceso de esta naturaleza, con las obligaciones que esto le generaría al desempleado respecto al cumplimiento de su compromiso de actividad.

Otra posible salida laboral que los servicios de empleo deberán tener en cuenta es el emprendimiento por cuenta propia, de modo que el tutor podrá derivar al desempleado a unidades de asesoramiento que le orientes y le formen sobre el modo de poner en marcha una empresa por cuenta propia.

Y si nada de esto funciona, el nuevo esquema del Sistema Público de Empleo recuerda que existe una línea de trabajo desde hace varios años que permite a las oficinas regionales de empleo colaborar por las agencias privadas de colocación para buscar empleo a aquellos desempleados con mayores dificultades para encontrar una colocación. El sistema no medirá si la colocación la consigue la oficina pública o un colaborador privado, lo que medirá será el número de colocaciones conseguidas en un ejercicio.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios