Domingo, 18.08.2019 - 03:33 h
Rendimientos del capital inmobiliario

Renta 2018: ¿Cómo desgrava del IPRF tener una vivienda en alquiler?

El arrendador podrá deducirse hasta el 60% de los rendimientos por el alquiler siempre que el inmueble sea utilizado con la finalidad de vivienda.

Vivienda En Alquiler En Santander
Renta 2018: ¿Cómo desgrava del IPRF tener una vivienda en alquiler?

En caso de tener una vivienda en alquiler, las rentas recibidas deberán tributarse en el IRPF. Se incluirá como ingresos íntegros la renta recibida, excluido el IVA y teniendo en cuenta que la fianza no constituye una renta para el contribuyente, salvo que se le retenga al arrendatario. Pero, al realizar la Declaración de la Renta, el propietario de la vivienda en alquiler debe tener en cuenta ciertos gastos e ingresos que se puede deducir. Toma nota para saber cuáles son. 

El arrendador, para el cálculo del rendimiento neto, se podrán deducir los gastos necesarios para la obtención de ingresos. Estos son los intereses de los capitales ajenos invertidos en la adquisición o mejora del bien, los tributos y recargos no estatales, de administración, vigilancia, portería o similares, o los ocasionados por la formalización del arrendamiento, entre otros.

Además, podrá deducirse hasta el 60% de los rendimientos devenidos del alquiler, siempre que el inmueble arrendado sea utilizado como vivienda y no con otra finalidad. Si los rendimientos se obtienen desde hace más de dos años o de forma notoriamente irregular podrá reducirse en un 30%, con un límite de 300.000 euros.

En ese sentido, hay que tener en cuenta si las rentas obtenidas por el alquiler sean rendimientos del capital inmobiliario, cuando sí se podrá aplicar la deducción, o de actividad económica, a las que no se puede aplicar la deducción. 

Al respecto de la reducción cuando sea aplicable, el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) destaca que el porcentaje deducible se aplicará sobre los rendimientos declarados y que no se podrá aplicar en los casos de alquiler por temporada al tratarse del arrendamiento de un inmueble cuyo destino primordial no es satisfacer la necesidad permanente de vivienda. Si el arrendatario es persona jurídica se aceptará la deducción si en el contrato queda acreditado que el inmueble se destina a la vivienda de sus empleados.

Además, en caso de que entre el arrendador y el arrendatario haya una relación de parentesco, el rendimiento neto total no podrá ser inferior al que resulte de aplicar las reglas de imputación de rentas inmobiliarias. Por ello, si una vez aplicada la reducción del 60%, el rendimiento resultante fuese inferior al mínimo obligatorio, prevalecerá éste último. 

Diferencias entre Comunidades

Junto con la deducción estatal, la tributación del IRPF también cuenta con diferentes deducciones en función de la Comunidad Autónoma a la que pertenezca el contribuyente. Las Isla Baleares permiten la rebaja del 75% (hasta 400 euros) de los gastos de primas de seguros de crédito para cubrir el impago de rentas destinados a vivienda y el 15% (también hasta 400 euros) por los gastos de alquiler de vivienda por razón de traslado temporal de un vivienda del archipiélago a otra. 

La Rioja, por su parte, permite a los jóvenes menores de 36 años deducirse 100 euros por arrendamiento de vivienda. En el caso de la Comunidad Valenciana, y como novedad este año, permite una deducción del 5%, con una base máxima de 3.000€, de las rentas derivadas del arrendamiento de vivienda cuya renta no supere el precio de referencia de los alquileres privados de la Comunidad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios