Al menos 15 años cotizados

Requisitos que debe cumplir un jubilado extranjero para poder cobrar la pensión

Dependiendo del país de origen, los inmigrantes en territorio español pueden optar por las prestaciones que corresponden al final de su actividad laboral si cumplen las condiciones de Seguridad Social.

Las diferencias entre la jubilación anticipada y la prejubilación influyen decisivamente en la pensión.
España tiene convenios para que sus residentes extranjeros puedan acceder a la jubilación.
©[vernonwiley de Getty Images] a través de Canva.com

Los inmigrantes que hayan estado trabajando desde hace años en España pueden haber pospuesto sus dudas sobre la jubilación hasta el momento en que se vuelve un asunto urgente o estén cerca del momento de retirarse. En su caso, necesitan cumplir una serie de requisitos antes de poder acceder a las pensiones de jubilación de la Seguridad Social.

Se tiene que haber cotizado al menos 15 años a la Seguridad Social para cobrar la jubilación mínima, mientras que la máxima requiere 37 años y tres meses cotizados. Además, al menos dos años deben haberse cotizado en los 15 años anteriores a la solicitud de la jubilación.

Convenios de la Seguridad Social

Hay que tener en cuenta también que España cuenta con convenios para que sus residentes extranjeros puedan acceder a la jubilación. En el caso de los países de la Unión Europea, las cotizaciones se considerarán para calcular la pensión en España, siempre y cuando se hayan cumplido los requisitos particulares de cada territorio. Otros países con convenios bilateral incluyen Australia, Canadá, Andorra, Argentina, Cabo Verde, Japón, Ucrania, Filipinas, EE. UU., Rusia, Túnez, Corea del Sur y algunos países de Latinoamérica

La residencia legal en España concede los mismos derechos de cualquier español a los extranjeros en cuanto a las prestaciones y ayudas de la Seguridad Social. Por esta razón, tendrán que cumplir las mismas condiciones si quieren acceder a cualquiera de ellas.

Los inmigrantes irregulares tienen derecho a las prestaciones y servicios básicos que tiene toda la población, sin que importe su nacionalidad ni su situación económica o social. Si no tienen residencia, pueden empadronarse en un municipio, lo cual puede ser el primer paso para recibir ciertas ayudas, pero los requisitos pueden variar entre los diferentes entes locales que tengan las competencias dentro del territorio. 

Uno de los derechos que tienen los inmigrantes es la sanidad universal. Sin embargo, la asistencia no es gratuita en todos los casos, ni se garantiza que los inmigrantes irregulares tendrán tarjeta sanitaria. Las ayudas para extranjeros residentes en España son más amplias. Es más, cualquier ciudadano europeo puede presentar su tarjeta sanitaria para ser atendidos de la misma manera que cualquier español.

En conclusión, la jubilación en España para los extranjeros depende mucho de su país de origen. Es importante revisar si existe un convenio bilateral y si se ajustan los años cotizados a los requerimientos de Seguridad Social. De todas maneras, siempre podrán contar con unos derechos mínimos respecto a su situación.

Mostrar comentarios