Miércoles, 13.11.2019 - 00:38 h
Quiere repartir un dividendo de 6.900 millones 

Naturgy ajustará el valor de las centrales y presentará pérdidas por 3.000 millones

La nueva Naturgy reduce en 4.900 millones la valoración de activos nucleares y de carbón en España y mete presión a Endesa e Iberdrola

Dividendo Naturgy
 

El grupo Naturgy perderá este año de forma consolidada 3.000 millones de euros por el ajuste en la valoración de activos que se va a aplicar este semestre. El ajuste contable, por importe de 4.900 millones, no afectará al reparto de dividendos previsto este año, que asciende a 1.300 millones, según explicó el presidente de la compañía, Francisco Reynés en la presentación el plan estratégico de la antigua Gas Natural Fenosa en Londres.

El ajuste en la valoración e los activos afecta a nucleares, centrales de carbón y ciclos combinados. La medida, que han aplicado empresas como Engie o E.ON -también lo hizo Repsol en su día- estará compensada por las plusvalías que la compañía obtuvo en la venta del 20% de Nedgia. Por eso los resultados individuales de Naturgy -no los consolidados- serán positivos y se podrá aumentar el dividendo un 30%, hasta 1,30 euros por acción.

La depreciación en el valor de los activos mete presión en el sector. La pregunta es qué harán ahora Endesa o Iberdrola, afectados por el mismo marco: un Gobierno que aboga por el cierre paulatino e las centrales nucleares y el carbón. El ajuste de valoración de activos, concluyó Reynés, es "un acto de coherencia, ante cambios e escenario futuros".

Fondos y reparto de dividendo

Mientras, Reynés no tiene dudas de a quién debe contentar su gestión. El 40% de la empresa está en manos de los fondos CVC y GIP. Reclaman rentabilidad y ese es el reto de Reynés. El Plan Estratégico 2018-2022 presentado en Londres prevé el reparto de 6.900 millones de euros en dividendos en el periodo.  La retribución crecerá un 30% este año (a 1.30 euros) y un 5% anual mínimo hasta 2022. La compañía reserva 2.000 millones para posibles operaciones de compra o, en su caso, y si no encuentra oportunidades de inversión, recomprar acciones a un ritmo de 400 millones de euros al año.

Reynés conoce bien la mentalidad de los fondos. Lo experimentó en Abertis y por ello, en su primera junta de accionistas dejó claro que su objetivo es, sobre todo, la creación de valor. En resumen, ante todo contentar a los fondos.

Con ese fin plantea una mejora del negocio, con inversiones de 8.400 millones hasta 2022. Serán 1.700 millones de inversión anual. Según la compañía, del total de inversiones previstas, 5.300 millones ya tienen destino.

Reynés cuenta para abiertas sus planes con 2.700 millones obtenidos con las ventas realizadas en Italia o Colombia. Naturgy prevé más desinversiones en su plan por importe de otros 300 millones.

Dudas en la nueva Naturgy

Otro de los objetivos del plan Reynés en la nueva Naturgy es aclarar la presencia internacional. Reducirá su dispersión -tiene presencia en 30 países, a veces mínima- para centrarse en 10 localizaciones "con entornos macroeconómicos" estables. El peso de España en el conjunto se reducirá al 40% en 2022. Todo acompañado de un aumento de la contribución del negocio regulado, el más seguro, y de un perfil más eléctrico.

​En lo que respecta a su deuda neta, Naturgy prevé que mantendrá los niveles actuales de 16.400 millones de euros actuales al final del periodo marcado en el plan, en un entorno de previsible subida de tipos de interés, manteniendo así los niveles de coste de la deuda en línea con los actuales (3,5%).

Ahora en Portada 

Comentarios