Río Tinto promete más inversión en China tras el inicio del juicio a cuatro de sus directivos

  • Pekín.- El presidente de la minera anglo-australiana Rio Tinto, Tom Albanese, prometió más inversiones en China, en el día en que se inició en Shanghái el juicio contra cuatro de sus directivos acusados de sobornos y espionaje industrial.

Río Tinto promete más inversión en China tras el inicio del juicio a cuatro de sus directivos
Río Tinto promete más inversión en China tras el inicio del juicio a cuatro de sus directivos

Pekín.- El presidente de la minera anglo-australiana Rio Tinto, Tom Albanese, prometió más inversiones en China, en el día en que se inició en Shanghái el juicio contra cuatro de sus directivos acusados de sobornos y espionaje industrial.

Según publicó hoy la agencia oficial Xinhua, Albanese afirmó que la compañía que dirige quiere estrechar lazos comerciales con China a través de una mayor presencia y cooperación, pero sin precisar datos.

El directivo se mostró abierto a colaborar con el país asiático en propio suelo chino y también en proyectos mineros internacionales, como el reciente descubrimiento de acero en Simandou (Guinea).

"Esta manera de trabajar es lo que podemos ofrecer a la alianza con Chinalco", aseguró el directivo, durante un discurso en un foro económico en Pekín.

El año pasado, los accionistas de Río Tinto bloquearon una oferta de Chinalco para duplicar su participación del 9,5 por ciento en la minera, lo que elevó las tensiones entre Pekín y la empresa.

Las declaraciones de Albanese coinciden con el inicio del proceso contra el ciudadano australiano de origen chino Stern Hu y otros tres directivos locales de Rio Tinto en China: Wang Yong, Ge Minqiang y Liu Caiku.

Los cuatro fueron detenidos en julio del 2009 bajo sospecha de haber filtrado secretos de Estado durante las negociaciones anuales de los precios del hierro entre las tres grandes mineras mundiales, entre ellas Río Tinto, y las acerías chinas.

Sin embargo, tras la investigación policial y gestiones diplomáticas australianas, la acusación se redujo a aceptación de sobornos y espionaje industrial, por lo que ahora están siendo juzgados.

"Este tema obviamente nos despierta una gran preocupación, como lo haría en cualquier compañía que operase en China. Solo puede decir que aguardamos respetuosamente el resultado del proceso legal chino", remarcó Albanese.

La semana pasada, el Gobierno chino pidió que no se politice el juicio, en respuesta al primer ministro australiano, Kevin Rudd, quien señaló que el mundo estará pendiente del caso.

Mostrar comentarios