Rosell recuerda a Valerio que la reforma laboral evitó cerrar muchas empresas

  • El líder de la patronal asegura que dentro de "año y medio el nivel de desempleo en España será homologable a nuestro entorno europeo". 
Joan Rosell
Joan Rosell
EFE

El presidente de la patronal Juan Rosell ha salido este miércoles en defensa de la reforma laboral de 2012, que ha considerado de "correcta" y efectiva en el momento de su creación porque sirvió para evitar que "muchas empresas cerraran durante la crisis". Un documento tan útil y extenso, "hay alrededor de 7.000 leyes laborales", ha dicho, no debe ser eliminado de un plumazo como pretenden algunas formaciones políticas, aunque sí le parece oportuno abrir la puerta a posibles modificaciones puntuales, como propone la actual ministra de Trabajo, Magdalena Valerio.

En una entrevista en 'Espejo Público' y ante las críticas de bajos salarios y precarización, el líder de la CEOE ha defendido que el porcentaje de contratos indefinidos actuales roza las cifras de antes de la crisis y que "la creación de empleo trae como consecuencia inmediata un aumento de la calidad". De continuar en la tendencia del crecimiento económico como muestran los datos de afiliación conocidos el martes, "en un periodo de entre un año y un año y medio tendremos cifras homologables a nuestro entorno europeo", es decir, las que tenía España "en 2006 y 2007".

La firma del acuerdo para la subida salarial no tiene que ver con el cambio de Gobierno sino con la coyuntura actual, ha explicado el empresario. Patronal y PSOE tienen previsto reunirse la semana que viene para abordar esas "modificaciones puntuales" que Rosell considera necesarias y que deben dirigirse a modernizar la legislación laboral en su conjunto, "contratos, despidos, flexibilidad horaria...". "Al final nos podríamos quedar con la legislación laboral suiza, que son 50 páginas", ha ironizado el empresario.

Anulación del contrato de apoyo a los emprendedores

"Una cosa es la ley y otra es la realidad del día a día", así ha tratado de articular Rosell su defensa al contrato de apoyo a los emprendedores. A su juicio "ha funcionado" sobre todo en las empresas pequeñas. Creado en la reforma laboral de 2012, el contrato de apoyo a los emprendedores cuenta con un periodo de prueba de un año que, en el caso de no ser superado, no contempla indemnización alguna. Una figura que el Gobierno considera como un "contrato temporal encubierto" y que trata de anular porque no está sirviendo para "frenar la temporalidad" y que "introduce precariedad". "Y si cambiásemos de contrato, qué otro tipo de contrato vamos a poner encima de la mesa", se preguntaba Rosell.

No comparte tampoco la propuesta del Gobierno de igualar las cotizaciones de los contratos. "La cotización a la Seguridad Social debería ser más barata para un contrato indefinido que para uno a tiempo parcial", ha comentado. Sí ha reconocido que los contratos de formación "no han funcionado en los últimos años" y "tenemos que cambiar". "Hay que especificar qué es un contrato, qué una beca..." y no hace falta inventarse nada, "copiemos", apremia, a países como Francia o Alemania.

Mostrar comentarios